El pasado sábado en las Preliminares del UFC 238, Karolina Kowalkiewicz sufrió su tercera derrota al hilo ante la mexicana Alexa Grasso. Desde haber sido retadora al título de la división Peso Paja hace casi dos años, la polaca apenas ha ganado apenas dos de sus últimas seis peleas, motivo por el cual ha admitido en una publicación de Instagram que sus mejores días como peleadora son cosa del pasado.

Según una traducción proveída por MMA Junkie, Kowalkiewicz, de 33 años, asocia su nivel actual con el hecho de las jóvenes prospectas que están surgiendo en la división:

View this post on Instagram

Ogromne gratulacje dla @alexa_grasso zrobiłaś świetną robotę 💪 bardzo dziękuje wszystkim za wsparcie i ciepłe słowa. Nie martwcie się o mnie, bywało lepiej, ale mam się dobrze. Siniaki na twarzy zaraz się zagoją. Zostawiłam w tej walce całe serce, ale niestety czegoś zabrakło… już nie jestem tą samą zawodniczką co kiedy. Niestety bolesna prawda jest taka, że najlepsze lata i szczyt formy mam już za sobą, jest dużo młodych, utalentowanych ambitnych zawodniczek którym trzeba ustąpić miejsca…. ale nie martwcie się, jeszcze wrócę i będę dawać dobre walki może nie na samym „szczycie” ale dostarczę Wam wielu emocji, dajcie mi tylko trochę czasu… jeszcze raz dziękuje! ❤️😘 #ufc #lovemyjob #kk

A post shared by Karolina Kowalkiewicz Official (@karolinakowalkiewicz) on

“Felicitaciones a @AlexaGrasso, hiciste un gran trabajo. Gracias a todos por su apoyo y sus cálidas palabras. No se preocupen por mí, me siento mejor. Los moretones en mi rostro sanarán pronto. Dejé mi corazón en esta pelea, pero lastimosamente me faltó algo. No soy la misma peleadora. Desafortunadamente, la dolorosa verdad es que mis mejores días han quedado atrás. Hay muchas peleadores jóvenes y ambiciosas. Pero no se preocupen, regresaré y daré lo mejor de mí para ofrecer buenas peleas, pero no en el mismo nivel. Les daré muchas emociones, sólo denme tiempo. Muchas gracias”.

Kowalkiewicz llegó a la UFC a comienzos del 2015 con un récord de 7 – 0 y luego de ganar sus tres primeras peleas sobre el octágono, recibió una oportunidad titular ante la campeona invicta de ese entonces, su compatriota, Joanna Jędrzejczyk, en el UFC 205.