Khabib Nurmagomedov (Foto: MMA Junkie)

Cuando la Comisión Atlética de Nevada dio a conocer la semana pasada las sanciones con las que iban a castigar a Conor McGregor y Khabib Nurmagomedov por su infame riña post-UFC 229, sorprendió la severidad de la penalidad que le impusieron al ruso. $500,000 dólares de su pago por la pelea y nueve meses de una suspensión retroactiva. Sin embargo, la comisión estaba dispuesta a reducir su castigo a seis meses siempre y cuando el monarca de las 155 libras participe en un vídeo para una campaña de anti-bullying.

Después que se diera a conocer la sanción, el manager de Nurmagomedov, Ali Abdelaziz, aseguró que el ruso jamás iba a volver a pelear en Las Vegas.

Ahora, en una entrevista con el portal ruso Sportbox.ru (vía Bloody Elbow), Nurmagomedov desestimó la sanción de la comisión ya que Las Vegas es una ciudad donde la prostitución, las apuesta y el consumo de drogas son prácticas legales.

Aunque técnicamente estaría apto para regresar el 6 de julio, Nurmagomedov espera regresar al octágono en noviembre, cuando la sanción de de un año impuesta sobre su compañero de equipo, Zubaira Tukhugov, y su primo, Abubakar, se hayan cumplido.