Si Conor McGregor quiere una revancha con Khabib Nurmagomedov, tiene que pasar por Dustin Poirier primero.

El monarca de las 155 libras dijo durante una conferencia de prensa en Rusia (vía MMA Junkie) que está dispuesto a darle una revancha al irlandés siempre y cuando derrote al número dos de la clasificación.

«Déjenlo regresar y que venza a Poirier, entonces pelearemos con él. Sin problemas».

Esta declaración del ruso sorprende ya que parecía que tenía lo que le resta de carrera ya planeado: vencer en octubre a Justin Gaethje en una pelea de unificación para luego sellar su legado con una super-pelea ante el mejor Peso Welter de todos los tiempos, Georges St-Pierre.

Una pelea con Poirier, sin embargo, no es algo que aparecía en el radar de McGregor. El ex-campeón, además de haber querido una revancha con Nurmagomedov desde su aplastante derrota en el UFC 229, presionó, sin éxito alguno, a la UFC por una contienda ya sea con Gaethje o Anderson Silva.

Ahora que Nurmagomedov parece dispuesto a otorgarle una revancha a McGregor antes de colgar los guantes, habrá que ver si el ex-campeón está de acuerdo con tener que ganarse la pelea primero.

McGregor alcanzó su cuarta victoria sobre el octágono con un TKO en el primer asalto sobre Poirier en el UFC 178. No obstante, después de esa derrota el nativo de Louisiana se estableció como un Peso Liviano a temer cosechando un récord de 9 – 1 – (1) antes de ser frenado por Nurmagomedov en el UFC 242.


Notas Destacadas