Dana White lo ha hecho oficial.

Durante una conferencia de prensa por el aniversario 25 de la UFC previo al pesaje ceremonial del UFC 227, el presidente de la organización confirmó que el actual monarca de la división Peso Ligera, Khabib Nurmagomedov (26 – 0) pondrá en juego su corona ante Conor McGregor (1) en una de las peleas más anticipadas en la historia de la promoción.

La última vez que vimos a McGregor sobre un octágono de la UFC fue cuando destronó al campeón de ese entonces, Eddie Álvarez, en el evento estelar del UFC 205 el 12 de noviembre del 2016, donde se convirtió en el primer peleador de la historia de la organización en sostener dos cinturones de divisiones distintas simultáneamente.

En vez de defender su corona, McGregor insistió en arrebatarle el invicto a Floyd Mayweather en una contienda de box. El irlandés perdió aquella pelea en el décimo asalto, pero presuntamente hizo $100 millones de dólares a cambio.

Por su lado, Nurmagomedov, sin dudas el peleador más dominante de toda la UFC, viene de ganar el campeonato indiscutible de la división al derrotar vía Decisión Unánime a “Raging” Al Iaquinta (9) en el evento estelar del UFC 219.

Con Dustin Poirier peleando contra Nate Diaz en el UFC 230, se cree que la organización busca pautar la esperada trilogía entre McGregor y el mejor de los hermanos Diaz. Para que esto se pueda dar McGregor tendría que derrotar a Nurmagomedov, quitándole su invicto y su cinturón, y Diaz tendría que hacer lo mismo con Poirier.

El UFC 229 se llevará a cabo el 6 de octubre desde la T-Mobile Arena en Las Vegas, Nevada.