La cancelación de la temporada 2020 de la Professional Fighters League podría provocar que la promoción pierda a uno de sus más grandes talentos.

Lance Palmer, uno de los luchadores más condecorados en las MMA y dos veces ganador del Grand Prix de las 145 libras de la PFL, ha pedido su liberación de la organización.

Como consecuencia de la pandemia del coronavirus, la PFL anunció en abril que postergaría la temporada 2020 al año entrante y que mantendría a un grupo selecto de sus peleadores en una nómina mensual.

De acuerdo a Palmer, la promoción ofreció cancelar $1,000 dólares mensuales, lo que considera un atropello si se toma en cuenta que otras promociones pequeñas ya están volviendo a operar.

«Sabíamos que cuando cancelaran la temporada no iba a haber temporada, pero ya se ha llegado a un punto en que todos están peleando», le dijo el veterano de 33 años a MMA Fighting. «Estamos hablando de la LFA, Titan FC, cada organización pequeña hasta las más grandes como la UFC y ONE FC, y nosotros estamos sentados aquí sin un plan de siquiera tener un evento este año. A eso se debe mi queja. No se me está pagando $1,000 por quedarme sentado y esperar. La cantidad que le estaban ofreciendo a todos era ridícula: $1,000 al mes durante cinco meses».

Palmer, nativo de Ohio, llegó a la promoción en 2013 cuando era conocida como la World Series of Fighting. En su primer ciclo llegó a coronarse como el campeón de las 145 libras.

Con el cambio de formato, Palmer se embolsó $2 millones de dólares entre el 2018 y 2019 ganando los Grand Prix de la división.


Notas Destacadas