Omar Morales, conocido ahora como “The Venezuelan Fighter” pelea actualmente en Bellator, en la división de los ligeros. Original de Caracas, y de 33 años, vive desde hace 3 años en Miami, en donde es parte del equipo Hard Knocks 365 con el afamado entrenador holandés Henri Hooft. Omar saltó a la palestra hace algunos meses, luego de su contundente victoria por KO en el primer round contra Troy Nawrocki durante el evento Bellator 204, en lo que era un duelo de invictos. Ahora con un récord de 7-0, su futuro se ve brillante. Morales se graduó como diseñador gráfico, llegando a ejercer su profesión en varias agencias de publicidad en Venezuela, pero siempre con la necesidad de dedicar más tiempo a su verdadera pasión. Nos cuenta: “Un día normal de trabajo sentado en la oficina, pensando sobre lo que quería logar, llegué a la conclusión de que no debía estar allí si deseaba lograr algo en el deporte, entonces me levanté y hablé con mi jefe. Hasta ese día laboré en una oficina

¿Cómo empezaste en las artes marciales mixtas?

Ya había hecho carrera en las artes marciales gracias a mi padre, creador de Sistema Libre de Artes Marciales. Él me inició en este mundo a temprana edad como a muchos otros atletas. Mi padre ha sido mi maestro y me dio una gran base marcial. Hice carrera como peleador de full contact, pero siempre me llamo la atención las AMM. Comencé a practicar jiu-jitsu y lucha por un tiempo, evolucioné bastante rápido, incluso llegué a ganar competencias nacionales e internacionales en esta modalidad. Mi primera pelea fue en el 2011, donde en tan solo 18 segundos pude noquear a mi oponente”.

¿Cómo son tus entrenamientos?

Justo ahora entreno en Miami (Florida) con el Team Hard Knocks 365 como campamento base, también entreno jiu-jitsu en Fight Sport, en ambos lugares el nivel es bastante alto y los entrenamientos muy exigentes”. Team Hard Nocks 265 es el lugar de entrenamiento de varios peleadores de muy alto nivel como Volkan Oezdemir, Stefan Struve y Kamaru Usman.

¿Cuáles consideras son tus fortalezas como peleador? Te consideras especialista en golpeo/patadas/lucha/grappling?

Mi fortaleza en primer lugar sería la disciplina, luego estaría la serenidad que logro tener al momento del combate. Técnicamente diría que aún prevalece lo que aprendí en mis inicios en el Team Slam junto a mi padre, muchos me consideran peligroso en mi pelea de pie (boxeo-patadas)”.

¿Cómo llegaste a Bellator, una de las promociones de AMM más prestigiosas del mundo?

No ha sido un camino fácil, las lesiones me hicieron perder grandes oportunidades, pero la constancia y siendo fiel a mis metas me han acercado a mi objetivo. Cuando llegué a Hard Knocks 365, al coach principal le agradó bastante mi estilo de combate. Henri Hooft me tuvo a prueba por un tiempo, le mostré que estaba listo, luego él hizo que sucediera”. Henri Hooft ha tenido entre sus pupilos a campeones del nivel de Rashad Evans, Vitor Belfort, Eddie Alvarez y actualmente trabaja con Luke Rockhold, entre muchos otros. Así que Omar está en muy buenas manos.

¿A cuáles peleadores sigues?

Admiro mucho el trabajo de José Aldo, Frankie Edgar, Conor McGregor, Edson Barboza; demasiada gente con gran talento para tener un solo favorito”. Tomando en cuenta que Omar pelea en las 155 libras, en el futuro quizás podría enfrentarse a peleadores a los que hoy admira.

¿Cuáles son tus hobbies? ¿Te gustan otros deportes?

Diferente a lo que hago serían las motos, me encanta conducir moto. Otro deporte sería el boxeo”.

¿Qué extrañas de Venezuela?

Todo!!! Mi familia, mis amigos, subir al (Parque Nacional) Ávila, las playas. Pero sin duda alguna, extraño muchísimo la Venezuela de antes”.

Morales se confiesa muy exigente consigo mismo, muy disciplinado y siempre enfocado en hacer las cosas lo mejor posible. Cada día va al gimnasio con la intención de aprender algo nuevo y de disfrutar su pasión, que es ahora también su profesión. Con esa actitud y ese prestigioso equipo detrás de él, es seguro que veamos a Omar seguir creciendo en las AAM y quizás, en poco tiempo llegar a los más altos niveles de competición.