Hoy es un día triste para las MMA, pues una de las figuras más importantes en la exposición del deporte en la rama femenina, colgó los guantes tras caer en una disputa por el título pluma de Bellator MMA. La legendaria Marloes Coenen no continuará su carrera.

Se puede decir que Ronda Rousey es quien logró ubicar a las artes marciales mixtas femeninas en el plano internacional, pero cuando Rousey debutaba, ya Coenen tenía 11 años peleando como profesional, siendo referencia en tres continentes (Asia, Europa y América del Norte).

La peleadora de origen holandés enfrentó en su carrera a dos de las mejores peleadoras que ha visto el deporte; son los casos de Miesha Tate y Cris Cyborg. Coenen se mantuvo durante 17 años en la palestra de las WMMA.

La noche del tres de marzo parecía ser una prometedora, se pensaba que podría sumar el título de Bellator MMA a sus vitrinas, donde también reposa el cinturón del peso gallo de la antigua organización llamada Strikeforce.

Simplemente no fue suficiente, su rival de turno, Julia Budd, dominó el combate a placer durante cuatro asaltos, sin dejar opción alguna a la holandesa. Después de cuatro rounds, Budd se encontró propinando un largo ground and pound hasta la detención del juez John McCarthy.

Justo después de haber sido anunciado el resultado, Marloes Coenen tomó el micrófono para confirmar su retiro oficial de las artes marciales mixtas. Fueron más de 30 los combates que disputó la nacida en Olst (Holanda).

Las artes marciales mixtas extrañarán a esta figura, que quizás no tomó tanto protagonismo al no estar en su apogeo cuando el deporte conseguía vitrinas, sin embargo, su aporte será innegable y siempre será considerada como una de las grandes.

Participa de la conversación