Ya todos sabemos que se llevará a cabo la tan esperada pelea ente Floyd Mayweather y Conor McGregor el próximo 26 de agosto. En dicho enfrentamiento la primera opción la tiene el excampeón invicto, una muestra es que no hay una sola casa de apuestas que tenga al irlandés como favorito. Sin embargo, la realidad es que así como sabemos que McGregor no es el favorito, también sabemos que él tiene algunas opciones. Pocas, pero las tiene.

McGregor posee un timing privilegiado, unos esquives como pocas veces se han visto en las MMA, intimida a sus contrincantes y por cierto, se cree el cuento. Son estos atributos los que lo han hecho convertirse en el peleador de artes marciales mixtas más polémico y exitoso del último tiempo, tanto así, que logró sacar del retiro a uno de los más grandes boxeadores de la historia, desafiándolo hasta obtener lo que quería, subirse a un ring de box en la que sin duda será la pelea más vista y mejor pagada del año.

A McGregor lo hemos visto desarrollar su carrera en un deporte completamente diferente al box, por lo que podemos inferir dos cosas; la primera es que siempre que ha subido a pelear a una jaula, él sabe que la posibilidad de un derribo es inminente, por lo que el modo de golpear es distinto, ya que no puede mantenerse a una distancia de boxeo preocupándose solamente de los puños de su oponente. Por lo tanto, podríamos pensar que eliminando la variante de las llevadas al piso, quizá “The Notorious” podrá desarrollar de mejor manera su box. Por otro lado, esta misma condición inherente al box, de solo usar sus puños para golpear le puede jugar en contra, debido a que jamás ha enfrentado una pelea en que esa sea su única arma para someter a su contrincante. No podrá usar sus privilegiadas piernas, sus codos ni rodillas. No hablo de algún tipo de sometimiento pues no es un virtuoso en esa área del combate.

Siguiendo con el análisis, debemos tomar en cuenta que este será el debut de McGregor en el box, por lo que además deberá enfrentarse a condiciones distintas a las que está acostumbrado. Varía la cantidad de rounds y el tiempo de duración de los mismos. Si la pelea se hace larga, tendrá que exigir su cardio más allá de lo que lo ha hecho hasta ahora, tomando en consideración que ese no es su fuerte, pues ya vimos cómo se fundió frente a Nate Díaz en su única derrota en UFC.

Además se enfrenta a un rival tremendamente superior, boxísticamente hablando, a cualquiera de los que haya enfrentado jamás.
Si hiciéramos la analogía con el atletismo, para mí esta pelea sería una carrera de 100 metros planos entre Usain Bolt y un gran triatleta. Ustedes infieran cuál es cuál.

De todas maneras me encantaría que McGregor ganara, pues mientras más box veo más me gustan las MMA!!!

Esperamos sus comentarios y opiniones.