La victoria de Khabib y la derrota de Conor se vieron empañadas por el incidente después de la pelea. Pero siguen siendo lo que son. En lo estrictamente deportivo, el campeón retuvo el título después de hacer rendir al retador en el cuarto asalto.

Pero, la llave de rendición no estaba aplicada a la perfección, el brazo del peleador ruso no estaba en el cuello del irlandés. Esto podría sorprender a muchos. Pero no tanto a Michael Bisping, que comentó esto tras la pelea en UFC on FOX:

“Mira, lo que sucedió hacia el final es que Conor se rindió, porque el estrangulamiento ni siquiera estaba debajo de la barbilla. No estaba en el cuello. Pero es fácil sentarse aquí y decir que se rindió. Cuando estás cansado y cuando te han golpeado durante cuatro asaltos, llegas a la cuarta ronda y el estrangulador no necesita ser perfecto, la técnica no necesita ser perfecta. Apesta”.