Antes de que se confirmara que la segunda prueba hecha a Jon Jones también ha dado positivo por esteroides, el campeón de peso mediano Michael Bisping afirmaba que entonces debe ser expulsado del deporte.

“Creo que es justo decir que él ha mancillado su legado. Siempre será recordado por las grandes peleas que ha hecho. Creo que se está considerando una suspensión de cuatro años. Debería ser suspendido definitivamente. Las drogas que mejoran el rendimiento no tienen cabida en este deporte”.

Participa de la conversación