El tiro le salió por la culata a Mickey Gall.

Uno pensaría que al pedir expresamente una pelea con un veterano de mil batallas pasado de sus días de gloria como Diego Sánchez, es porque Gall creía que tenía la pelea en el bolsillo, pero ese no fue el caso, evidentemente.

Sánchez y Gall abrieron la Cartelera Preliminar del UFC 235, y todo terminó a favor del ganador de la primera temporada de The Ultimate Fighter a pesar de llegar a la contienda en condición de underdog.

Gall, quien después de su primera derrota como profesional ante Randy Brown decidió pulir su striking bajo la tutela de un kickboxer como Joe Schilling, quiso proponer de pie, pero fue dominado por un Sánchez tanto de pie como al ras de la lona.

‘The Nightmare’ finalizó la pelea en el segundo asalto vía ground and pound, pero lo que más llamó la atención fue el estado físico de Gall, quien lucía completamente exhausto después de intercambiar golpes durante dos minutos.

En una publicación vía Instagram, Gall aludió a que su mal accionar dentro del octágono la noche de ayer se debió a un mal corte de peso:

 

“Me cansé bastante rápido ahí dentro. Mi adrenalina se fue abajo. Me desmayé durante el corte de peso y mi cuerpo se apagó en el primer asalto. Lo lamento por mis amigos, mi familia y mis fans. Envíenle amor a @DIEGONIGHTMARESANCHEZUFC. Él es una verdadera leyenda. Esto fue una pesadilla que se hizo realidad para mí. Prometo que regresaré pronto y mejor”.


Notas Destacadas