Hace unas horas se dio a conocer la primicia sobre la pelea que marcará el regreso oficial de Georges St-Pierre y para sorpresa de muchos, estará enfrentando a Michael Bisping por el título de peso medio del UFC.

Ahora bien, aunque es una pelea que tiene sentido y que a la vista de los fanáticos se ve atractiva e interesante; ¿Podríamos llamar esta pelea una “Súper Pelea”?

Si vemos a los peleadores por separado y lo que ofrecen a la pelea, es posible que la balanza caiga a favor del “no es una súper pelea”, ya que, aunque Bisping es un peleador muy bueno, sus méritos delante de los de St-Pierre no “parecen” tan grandes y mucho menos lo es su estilo de pelear.

Bisping entró en el UFC de la mejor manera. Ganó la temporada del “The Ultimate Fighter 3”, con lo que ganó gran cantidad de fanáticos y sobre todo mucha fama en Reino Unido. Al hacerlo, se convirtió en el primer peleador que no era americano en ganar el reality. Luego, encabezó el UFC 78, siendo así el primer británico en encabezar una cartelera del UFC, además, al ganar el título de peso medio ante Luke Rockhold, también fue el primer británico en lograr la presea (y ya ha defendido una vez).

Hay que agregar que está empatado en primer lugar (Tito Ortiz y Frank Mir) por más peleas dentro del octágono más famoso del mundo, y además, sostiene actualmente el récord de más victorias en la historia de la promoción (20).

En el caso de St-Pierre, ha sido campeón de peso Welter del UFC tres veces (1 vez interino), y es la estrella deportiva canadiense de más arrastre en la última década. Sostiene el récord de más victorias en peleas de título (12) y también está empatado en segundo lugar (con Demetrious Johnson) por más defensas de título de manera consecutiva en la historia del UFC (9), además sostiene el récord de más defensas de título de manera consecutiva en la división Welter del UFC (9).

St-Pierre fue el primero en verse involucrado en lo que llamaríamos “la primera súper pelea en el UFC”, cuando enfrentó al entonces campeón de la división de peso ligero BJ enn, en el UFC 94, en una pelea de Campeón vs. Campeón. En el 2009, la grandeza y el apogeo de GSP llegaron a límites exorbitantes, pues al ganar esa pelea y llevar la racha que tenía en ese momento, le hicieron merecedor del premio “Peleador del Año” por diferentes entidades como “los World MMA Awards, Sports Illustrated y MMA Junkie“.

Otra atenuante es que si St-Pierre logra vencer a Bisping, estaría empatando a su contrincante en más victorias en la historia del UFC (actualmente en segundo con 19), lo que también sumaría un logro más.

Entonces, en cuanto a méritos se refiere “podría” ser llamada una “súper pelea” ya que ambos tienen méritos importantes, sin embargo, NO creo que sea súper pelea por la condición de que aunque GSP no es campeón, su aura de invencibilidad (la cual ya no posee Anderson Silva, por ejemplo) sigue intacta, y muchos dicen que las herramientas que ofrece Bisping en contra de GSP no van a ser una amenaza.

Entonces como podía ser una “súper pelea” si ambos peleadores no tienen el estatus de “Super Peleadores”.

Si tomamos la pelea desde el punto de vista de los fanáticos, podríamos llamarla Súper Pelea, pues los aficionados del deporte que siguen a cada uno de los peleadores son bastantes en su propia dimensión, y tienen el apoyo de sus respectivos países (aunque Canadá es un poco mas demostrativo –ver asistencia del UFC 129–).

Ahora miremos el punto económico, EN MI CRITERIO, y tomando en cuenta el aumento y auge del deporte en los últimos 10 años, una “Super Pelea” debería ser aquella que genera al menos “un millón de compras de pago por evento” o algo cercano a esa marca (véase Liddell vs. Ortiz 2, Couture vs Lesnar, Aldo vs. McGregor, etc.).

Si hacemos un recuento tomando en cuenta las compras de PPV en los eventos que han encabezado ambos peleadores, Bisping tendría aproximadamente 935,000 de compras en 3 eventos, para una media de 312,000 compras por evento. St-Pierre tendría aproximadamente 8,375,000 de compras en 12 eventos, para una media de 698,000 compras por evento.

Si tomamos los valores promedio y sacamos una media de ellos entonces tendríamos 505,000 compras para este evento. Claro, no es un número frió o real, estoy haciendo una proyección lineal; por lo que TAMPOCO sería una “Super Pelea” desde el punto de vista económico.

Está a la discreción de todos ustedes decidir si lo es o no, pues al final, nosotros los aficionados somos los que seguimos a los peleadores, criticamos su trabajo y compramos sus eventos.

Participa de la conversación