Conor McGregor va a enfrentar el reto más importante de su vida dentro de 48 horas. A pesar de ser criticado por una gran parte del público en general de las MMA, está a un golpe de quedar en todos los libros del deporte, de ser leyenda.

La carrera de McGregor al cinturón fue algo extraña y, no quedan dudas que muy criticable. Con varias victorias sobre rivales que ni siquiera estaban dentro del top ten, sumado a su don natural en las conferencias de prensa, el irlandés logró tener el visto bueno de los dirigentes para enfrentar a José Aldo.

Destruyó un reinado de largos años, uno tan dominante que ya nadie tenía dudas que solo el retiro le iba a sacar el trono a scarface. Con un letal directo, para algunos con algo de suerte, noqueó a Aldo en tan solo trece segundos para generar uno de los upsets más importantes de las MMA actuales. Pocos lo creían capaz (quien les escribe también) de poder derrocar a un peleador que se había mostrado más allá de las capacidades humanas en sus siete defensas.

Como si estar en lo más alto de una división de la promotora más importante del mundo no fuese suficiente, ni bien enfrentó los micrófonos lo primero que pidió fue enfrentar a Rafael dos Anjos (entonces campeón ligero de UFC). La lesión del ex Kings MMA no le permitió a McGregor ir por la doble corona en el UFC 197, pero comenzó la historia que todos conocemos con Nate Díaz.

McGregor luce sus dos cinturones de CWFC
McGregor luce sus dos cinturones de CWFC

Una vez acabado ese capricho de vencer al menor de los Díaz, volvió a su principal objetivo: la corona de las 155 lbs ¿por qué tan desesperado por tener dos cinturones al mismo tiempo? porque es algo que nunca sucedió en la historia de la compañía más competitiva de MMA. Muchos compitieron durante años, fueron campeones dominantes, pero nunca siquiera estuvieron cerca de lograrlo ¿la razón? se conformaban con su cinturón. Conformarse no es un adjetivo que se relacione a McGregor

El único que lo intentó pero no pudo fue BJ Penn. En 2009 el hawaiano era dueño de los 70 kgs, e intentó ir por el cetro de los 77kgs de Georges Saint Pierre. Fue una gran actuación del canadiense, que hizo pesar la diferencia de tamaño y alcance; Penn no pudo salir al cuarto asalto, ya que su esquina junto al médico no lo veían en condiciones de continuar.

El oriundo de Dublín tiene dos puntos a favor para poder encarar este gran combate con Eddie Alvarez. Ya fue campeón en dos divisiones diferentes al mismo tiempo en otra organización: entre junio y diciembre de 2012, conquistó los cinturones de peso pluma y ligero de CWFC. Pero lo más importante, es que peleó durante varios años en la división de las 155 libras. De hecho entre 2007 y 2012 compitió y ganó varios combates en este peso.

Falta poco tiempo para que se sepa la verdad. Para ser considerado una leyenda hay que lograr cosas que muy pocos puedan hacerlo, no importa si toma diez, veinte o cinco años. Lo importante es conseguirlo. McGregor está a un golpe de ser leyenda ¿podrá lograrlo?

Síguenos en Twitter, dale me gusta a nuestro Facebook y subscribete a nuestro canal de YouTube.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)