La victoria de ayer de Demetrios Johnson en el UFC 216 no fue una más para su carrera ni para la historia de las artes marciales mixtas. Con su conocido dominio rompió el récord de Anderson Silva para entrar en la historia grande del deporte.

Que comparen tu nombre con el de la araña Silva, Jon Jones, Georges Saint Pierre o Ronda Rousey significa solo una cosa: eres alguien muy importante dentro del mundo de las MMA. Mighty mouse no lologrósiendoagresivo en las conferencias, ni insultando a sus rivales. Prefirióapuntar a loestríctamentedeportivo: once denfesasconsecutivas del cinturón de las 125 libras, con una superioridad que llama la atención de propios y ajenos.

Desde aquel 22 de septiembre de 2012 la vida de este pequeño gigante que mide un metro sesenta cambió para siempre ¿Por qué? UFC inauguró la división de peso mosca masculino. La victoria por decisión dividida sobre Joseph Benavidez fue la bisagra de su carrera. Desde ese momento no paró de ganar y, sobre todo, de mejorar.

Este último punto es el que más sorprende, porque cuando los atletas llegan al trono de una división, es común que ese momento esté directamente relacionado a que se encuentran en el apogeo tanto técnico como físico de sus vidas profesionales. Pero no fue así con Demetrious Johnson. El norteamericano muestra una mejora notable combate tras combate.

Desde su excelente base de lucha, se convirtió en un gran boxeador, capaz de dominar de pie a guerreros como Dodson y Benavidez. Además en el transcurso de estos años le agregó una gran dosis de agresividad a su jiu jitsu brasilero. Quedó demostrado ayer como desde un suplex saltó a un armbar. Para lograr hay que tener un nivel excelente en las dos disciplinas. Algo similar hacía Ronda Rousey cuando desde los derribos de judo terminaba en posición perfecta para las llaves de brazo.

Con la victoria de ayer superó nada más y nada menos que a Anderson Silva, la cara de las artes marciales mixtas en la primer década de siglo XXI. En desmedro de esta hazaña, quedó ubicado de forma muy cómoda como el mejor libra por libra del mundo. Algunos ya se preguntan si puede llegar a ser el mejor atleta de todos los tiempos.

Ahora que cumplió con su objetivo personal ¿Qué seguirá para DJ? ¿Seguirá acumulando cinturones de las 125 libras o irá en busca de una súper pelea con el ganandor de Garbrandt y Dillashaw? Falta un tiempo para conocer la respuesta a esta pregunta, por ahora solo queda sacarse el sombrero y disfrutar de una leyenda viviente de las artes marciales mixtas.

Participa de la conversación