May 6, 2017; Las Vegas, NV, USA; Canelo Alvarez (blue/gold trunks) and Julio Cesar Chavez Jr. (white trunks) box during their bout at T-Mobile Arena. Alvarez won via unanimous decision. Mandatory Credit: Joe Camporeale-USA TODAY Sports ORG XMIT: USATSI-358723 ORIG FILE ID: 20170506_szo_aa9_228.JPG

El día de ayer, en el T-Mobile Center, Saul Alvarez (49-1-1) le dio una lección de boxeo a Julio César Chávez Jr. (50-3-1) en lo que fue uno de los encuentros más esperados del año. A pesar que los medios quisieron dibujar una historia de paridad, la técnica de cada uno terminó marcando la diferencia en cada uno de los rounds.

¿Cuántas fotos vimos en estas últimas dos semanas del estado del hijo de la leyenda? “Fantástico estado de Julio César Chávez Jr. para el combate más importante de su vida”, u otros que iban más allá: “Julio César Chávez Jr. luce perfecto para su guerra con Canelo”. Desde el 12 de enero, fecha en la que se anunció que este choque iba a suceder el 6 de mayo, los medios especializados no pararon de agrandar la imagen de Chávez Jr.

Esto es boxeo y todo puede suceder dentro del ring, pero en esta ocasión había una gran diferencia tanto física como técnica entre ambos. Solo bastaba con ver las casas de apuestas, que son una de las fuentes más confiables para detectar quien es favorito en cada pelea: cerraron con una gigantesca diferencia, mientras que la victoria canelo pagó -500, el triunfo del orgullo de Sonora daba una jugosa ganancia de +350.

Está claro que la imagen de Chávez Jr. fue agrandada semanas tras semana, no solo por los medios de comunicación sino también por su padre. Pero una vez que tuvo los guantes calzados y se subió al cuadrilátero, todo ese circo ya no tiene razón de ser. Canelo dominó desde el primer segundo hasta la campana que marcó el fin del último asalto. Con su estilo, avasalló a su rival que solo tuvo como objetivo no caer noqueado. Fue tan dominado Chávez Jr. que terminó promediando el pésimo número de haber tirado menos de 30 golpes por asalto, mientras que el oriundo de Guadalajara lanzó casi 60 por round.

Los jueces no tuvieron piedad con el hijo de la leyenda, ya que los tres puntuaron que Alvarez ganó cada uno de los parciales, algo que en un combate “parejo” no suele suceder. De todos modos, lo más interesante de la velada estuvo luego del anuncio del fallo. En plena entrevista post pelea, apareció Gennady Golovkin dentro del ring. Mientras los periodistas les preguntaban cuando iban a enfrentarse, apareció en la pantalla gigante del T-Mobile Arena: “GGG vs. Canelo 16 de septiembre”, lo que provocó una ovación general de todos los fanáticos presentes.


Comments

comments