Después de tanta espera, finalmente la última gran estrella del boxeo va a enfrentar al campeón de peso pluma de UFC. En un combate que tiene muchos aristas para analizar, hay tres puntos que hacen que el irlandés tenga la posibildiad de irse con los brazos en alto de la verdadera pelea del siglo.

 

3Puntería y Alcance

Conor McGregor es uno de los mejores boxeadores del mundo de las artes marciales mixtas. Lo ha demostrado, sobre todo, desde su llegada a UFC en 2013. No fue casualidad, que ya en esa época, Dana White había dicho que el irlandés iba a ser más grande que Anderson Silva. Con su alcance de 188 centímetos (74 pulgadas) le saca una ventaja a money que tiene 183 cm (72 pulgadas). A pesar que en las MMA este factor puede no ser tan importante porque hay diferentes disciplinas que lo pueden neutralizar, en el boxeo es un factor fundamental. El jab de notorious va a llegar más lejos que el de su rival de turno, un dato que seguramente tendrán en cuenta en el campamento del irlandés. Además de ser superior en este aspecto físico, el oriundo de Dublín tiene una gran puntería a la hora de lanzar golpes. En sus choques con Eddie Alvarez, Nate Díaz 2 y Chad Mendes, se puede ver como McGregor tiene una alta taza de acierto en su ofensiva, sobre todo a la hora de conectar en combinaciones, algo que es sumamente difícil. El triunfo por TKO sobre Eddie Alvarez es resultado de tres bombas seguidas que impactan con mucha presición en el rostro del ex campeón de Bellator que no pudo hacer más que caer noqueado.