Paige VanZant pondrá una pausa a su carrera en las MMA para probar suerte en el boxeo a nudillo limpio.

La tarde de este miércoles se reportó que la peleadora de 26 años firmó por la BKFC al no llegar a un acuerdo con la UFC que le habría asegurado una mejor paga por pelea.

En entrevista con Ariel Helwani de ESPN, VanZant explicó que la radical decisión de transicionar al bare knuckle se debe al estigma que posa sobre ella al ser considerada una de las «chicas bonitas» de las MMA.

«Siento que tengo este estigma en las MMA de que solo soy una cara bonita, y qué manera de probarle a las personas que esa no es la forma en la que me veo. Este es el deporte en el que las personas tienen el índice más alto de sufrir cortes, y tener cicatrices permanentes es algo que no me preocupa en lo absoluto».

La nativa de Oregon llegó al pasado UFC 251 con la esperanza de que con una victoria podría demostrar su valor a los altos mandos de la promoción para renegociar un acuerdo más lucrativo. Sin embargo, la prospecta brasileña, Amanda Ribas, destrozó ese anhelo con una palanca al brazo en el primer asalto.

VanZant abandona la UFC con un récord de 6 – 5 y generalmente hablando las MMA con un 8 – 5.


Notas Destacadas