El día de hoy en la cartelera principal del UFC on Fox: Lawler vs. dos Anjos, Santiago Ponzinibbio buscará seguir haciendo historia en las artes marciales mixtas latinas cuando enfrente a Mike Perry. Un triunfo lo dejaría a un paso del cinturón.

Se fue siendo muy joven a Brasil, dejando su familia, amigos y compañeros atrás en busca de su sueño: triunfar en las artes marciales mixtas. Llegó a las finales de un TUF, pero tuvo la mala suerte de lesionarse la muñeca y no pudo darse el gusto de ganarlo. Luego, perdió en su debut en UFC. Pero siguió insistiendo y mejorando. Volvió a dejar atrás todo una vez más cuando emigró del país carioca a Estados Unidos, en busca de poder estabilizarse en la élite del deporte. Llegó Coconut Creek y se instaló en el American Top Team. Su objetivo se cumplió; está en el apogeo de su carrera con cinco triunfos al hilo y, si llega a ganar hoy puede llegar a quedar a un paso del difícil cinturón de las 170 libras.

Del Santiago Ponzinibbio que debutó contra Ryan LaFlare en 2013 a este que está por enfrentar a Mike Perry hay una diferencia abismal. En estos cuatro años de entrenamiento duro y parejo, el argentino pudo pasar de ser uno más del montón a estabilizarse en el top ten de la división. El mundo ya lo conoce como un artista del knock out, pero detrás de eso hay una muy buena base de cardio y lucha.

Sorprendió al mundo cuando noqueó a Gunnar Nelson en Escocia hace cinco meses atrás. Confirmó lo que los fanáticos estaban pensando: no es una simple racha ni buena suerte, el rasta tiene nivel para poder llegar a lo más alto de la categoría. Eso que antes sonaba como un sueño lejano, hoy en día se parece cada vez más a una realidad.

En su camino se encuentra Mike Perry, un guerrero que tiene puños pesados como él. De hecho tiene once triunfos profesionales y todos fueron por la vía del knock out. No será sencillo, pero si logra pasar a platinum tendrá un panorama bastante alentador en el que seguramente su próximo combate sea contra una estrella de la división.