Una pelea puede ocurrir en cualquier momento. Dicen que hace falta dos para que suceda una pero en muchos casos uno de los dos implicados simplemente se está defendiendo. En este caso no sucedió eso: peleador callejero subestima a un peleador de MMA.

Los dos amigos o simplemente conocidos empezaron una pelea por diversión, por demostrarse algo entre ellos o a los demás, o por la razón que fuera. El de negro atizó bien a su rival al principio pero este entonces decidió usar su aprendizaje de artes marciales mixtas.

¿Qué pasó? Lo pueden ver a continuación.



Finalmente, los otros chicos que estaban mirando los separaron para que la cosa no fuera a más. Cabe mencionarse que lo que deberían de haber hecho es no permitir que eso suceda. Una cosa es una pelea bajo reglas, con un árbitro, con personas entrenadas, y otra cosa es esto. Afortunadamente, la situación no fue peor.