En las disciplinas de contacto se han registrado casos como el de doble nocaut o incluso accidentes en los que el árbitro de la contienda ha salido afectado. Sin embargo, pocas son las situaciones como las de la noche del sábado, cuando en una pelea de muay thai en China el local Gou Dakui noqueó accidentalmente al referee de una patada después de finalizar a su rival, que va por el nombre de Super X, de un golpe. El saldo: dos personajes sobre la lona del cuadrilátero.

Con poco más de un minuto antes del término del primer asalto de su pelea en el Max Muay Thai, Dakui logró dejar sentido a Super X de un gancho con la derecha, por lo que cuando el árbitro intervino para detener la pelea se encontró con una poderosa patada directo a su rostro que lo hizo perder el balance de inmediato.

Cuando el personal médico determinó que el tailandés no podría continuar en la pelea, Dakui se acercó para disculparse con el árbitro.