Gennady Golovkin (37-0, 33 KOs) derrotó por decisión unánime a Daniel Jacobs (32-2, 29 KOs) ayer en el Madison Square Garden de Nueva York.

Una vez más GGG retuvo todas sus coronas: AMB super (Asociación Mundial de Boxeo), OIB (Organización Mundial de Boxeo), CMB (Consejo Mundial de Boxeo) y FIB (Federación Internacional de Boxeo). A diferencia del resto de sus defensas, en esta ocasión no pudo acabar con su rival y la decisión la tomaron los jueces.

Jacobs demostró que Golovkin es humano, que puede tener momentos en los que puede ser dominado desde el jab, con mucho movimiento de pies. Pero ese cóctel desgasta rápidamente el tanque de gasolina de un peleador que es uno de los más grandes, físicamente hablando, de la división.

Por eso, a pesar que en la primera mitad de la pelea el norteamericano tuvo sus buenos rounds, en los parciales finales fue el kazajo quien impuso el ritmo con varios golpes duros que resistió muy bien miracle man. Hubo una sola caída en todo el pleito (algo raro cuando pelea Golovkin) y fue del moreno; en el cuarto asalto, tras una buena combinación de jab más cruzado, Jacobs cayó pero se levantó de inmediato.

El fallo final fue 115-112, 114-113 y 115-112. Lo más relevante, en la entrevista post combate, fue que el múltiple campeón quiere enfrentar a Canelo en un futuro no muy lejano: “Quiero pelear contra el ganador de Canelo Álvarez- Julio Chávez, esa pelea es la que me vuelve loco, me pongo como un animal. Si no se da la pelea con el Canelo iré por Billy Joe Saunders, el campeón mediano de la Organización Mundial de Boxeo. Es el único cinturón que me falta ganar”.