Hace unas horas se celebraron los pesajes para UFC 234. Todos los peleadores y peleadoras del evento cumplieron con su peso. La ceremonia fue como cualquier otra, salvo porque Anderson Silva empezó a llorar mientras hablaba con Jon Anik.

El ex campeón medio comentó lo siguiente durante la breve entrevista:

He trabajado toda mi vida por este deporte e intento dar lo mejor de mí. Debo dar gracias a Dios por darme una nueva oportunidad de dar un gran show a todos ustedes. Muchas gracias, Australia. Muchas gracias, Dana White”.

Más tarde, su entrenador Rogerio Moraes, explicó esto a MMA Fighting:

Fue la emoción de volver. Esto es lo que este chico ama hacer. Lo hace porque lo ama. Incluso es difícil para él decir lo que siente en este momento. Tuve que contener mis lágrimas al ver su emoción, ver a Israel también emocionado y a Dana sorprendido. Así es Anderson Silva. Es el campeón y siempre lo será“.

1

2

3