Conor McGregor se convirtió hace pocos días atrás una de las personas más importantes del deporte, al haber conseguido dos cinturones en simultáneo en UFC. Con una base excelente de boxeo, le bastó para dominar dos de las categorías más complicadas.

No es ningún delirio decir que the notorious tiene el mejor boxeo en la actualidad, dentro de las artes marciales mixtas. La técnica que tiene para lanzar cada bomba, lo hace ver diferente  a la media. Cada ofensiva está construida de forma perfecta, sea jab, gancho, directo o volado. Esto hace que la potencia que lleva cada uno de estos ataques sean mucho mayores.

Junto con la técnica, en el mismo escalón del podio, está la precisión. Tiene uno de los porcentajes de acierto de golpe más alto de UFC. De hecho, en su último combate frente a Eddie Alvarez, dio cátedra con su jab, conectándo casi todos los intentos hasta que el ex campeón ligero cayó noqueado.

A pesar de tener estas características, la artillería pesada de McGregor no está en el ataque pleno, sino en el contragolpe. Utiliza una guardia semiabierta, parecida a la que usa Mayweather, lo que le da mayor capacidad de reacción para la contra. Además, gracias a su muy buena base de boxeo, cabecea muy bien; es decir, esquiva una gran cantidad de golpes por combate. Eludir un ataque es el inicio perfecto de una respuesta perfecta.

Una vez que el intentó del rival impactó en el aire, todo su cuerpo está concentrado en la potencia de ese puño. También, en la mayoría de los casos, las zonas de riesgo (mentón, hígado y paredes oculares) están al descubierto. Estos condimentos hacen que, cualquier deportista que se sienta cómodo cotragolpeando, pueda ser un noqueador nato.

Una de las claves que lo hacen ser tan bueno en el counter, es que mantiene sus ojos siempre abiertos y está atento a los movimientos del adversario. Es algo que podiamos notar en Floyd Mayweather Jr. o Muhammad Alí, cuando competían como profesionales. No importa cuan apretada esté la situación, cuantos golpes haya lanzado el rival, siempre la mirada estaba atenta para encontrar el espacio para la contra.

Tanto José Aldo como Eddie Alvarez sufrieron la artillería pesada de McGregor. Como ellos mismos dijeron: cayeron en su juego ¿Cuál es este juego? Atacar fervientemente, sin hacer fintas o cualquier otro tipo de distracción para evitar la contra. Otro punto importante a tener en cuenta, es que la lucha del doble campeón ha mejorado sustancialmente. Va a ser muy raro que lo veamos intentando un derribo, pero si hubo un cambio notorio en la face defensiva de esta arte marcial. Hoy en día, llevar al irlandés a la lona, no es tarea sencilla.

En condiciones regulares, es decir en las 145 o 155, donde el oriundo de Dublín se siente más cómodo, todavía no hubo hombre capaz de superarlo de pie. Su base de boxeo, por ahora, sigue siendo efectiva. La precisión que tiene a la hora de contragolpear, lo llevó a la cúspide de dos divisiones.

Participa de la conversación