Artemij Sitenkov
Crédito: Artemij Sitenkov

La derrota de Conor McGregor frente a Nate Diaz fue sorpresiva para muchos, el final de una racha invicta de cinco años que hizo del irlandés en una estrella. Pero claro, el récord de “The Notorious” nos dice que antes de esto había perdido frente a Joseph Duffy, ahora también un peleador de la UFC, e incluso antes de esto el eventual campeón sufrió un tropezón en solo su tercer pelea profesional. Artemij Sitenkov, ignoto peleador de Lituania, sometió a Conor McGregor en un minuto con nueve segundos en el 2008, y ahora los shorts que usó están en venta en eBay para la caridad.

Los encontré en mi closet y me di cuenta de que eran los shorts con los que vencí a McGregor”, explicó Sitenkov, de 34 años y retirado desde abril del 2016, a MMA Fighting. El ex peleador vive en Vilnius, la capital de Lituania, y es fundador de dos academias de MMA además de ser anticuario y estar involucrado en obras de caridad. Su vida dista de la de su ahora millonario antiguo rival, pero Sitenkov espera que su lugar en la historia de McGregor, y la emoción alrededor de la súper pelea con Floyd Mayweather Jr., le permitan ganar dinero para una buena causa.

Entreno a chicos de un orfanato de la ciudad gratis, además de participar de otros programas. No tengo mucho dinero, pero se me ocurrió esto y pensé que sería algo bueno”, siguió Sitenkov, que ahora vive en el anonimato incluso dentro en su país natal. Según el ex peleador, el MMA no es muy popular, y sólo los jugadores de basketball logran el reconocimiento fuera de su entorno. Esto no le molesta a Sitenkov, que solo espera llevarse una buena suma para la caridad y poder usar parte para sus gimnasios. “Quiero ayudar a los niños a cumplir sus sueños, mejorar su calidad de vida. Y con el contexto de la pelea con Mayweather, esto me pareció lógico”.

La venta de los shorts de Sitenkov puede verse aquí, al momento en que se publica el artículo la oferta es de 2075 dólares y faltan dos días y unas 12 horas hasta la venta final.

Participa de la conversación