Dana White confirmó recientemente que Tony Ferguson rechazó pelear contra Max Holloway por el título interino ligero. Por esta razón, será Dustin Poirier quien pelee contra el campeón pluma. “El Cucuy” ya había adelantado en un tuit que no estaba de acuerdo con el salario que iba a recibir por dicho combate.

Para dar unas pocas explicaciones más a su rechazo a la pelea, Ferguson hizo esta publicación en Instagram:

El año pasado recibimos más daño del necesario. La recuperación de la cirugía de rodilla y la lucha contra la adversidad realmente han frenado un poco mi estado de ánimo en los últimos meses. Estamos trabajando más duro para ser mejores: cometo muchos errores, nadie es perfecto, tengan un buen fin de semana, estén seguros y manténganse abrigados. Tenemos trabajo que hacer”.

Parece ser que entre la recuperación de su última lesión, así como de todos los daños sufridos en su última pelea y entrenamientos, el intentar mejorar para convertirse en un mejor peleador y todo lo que ello supone no permiten que esté con el ánimo suficiente como para enfrentarse a un nuevo combate de tal magnitud.

La buena noticia es que está preparándose y si no es ahora dentro de unos meses probablemente vuelva a pelear.