El pasado sábado 17 de agosto, antes de iniciarse el combate pactado entre Ricky Bandejas y James Gallagher, pudo observarse a un James Gallagher con exceso de confianza como tratando de intimidar al rival, actitud nada recomendable en una disciplina en la cual los brabucones salen mal parados con bastante regularidad. Con esa misma actitud sale en búsqueda de Ricky Bandejas, yendo hacia el frente y logrando conectar algunas patadas, sobre todo a las piernas de Ricky Bandejas, a la vez que ejecuta algunas combinaciones de golpes a las cuales Ricky Bandejas supo responder con contundencia.

De la misma manera el luchador Ricky Bandejas mantuvo la calma, rodeando a su rival esquivando algunos golpes a la vez que evitaba caer en ese juego en donde James Gallagher trató de desesperar a su rival agobiándolo con sus ataques; como resultado obtuvo que al final, terminara siendo el mismo quien que cae en frustración y desespero al ver que Ricky Bandejas manejó de excelente forma esa situación, manteniéndose calmado.

Ricky logra conectar un fuerte derechazo en el rostro de James Gallagher que lo deja bien sentido y lo manda a la lona, pero logra levantarse resentido, rápidamente Ricky Bandejas aprovecha la oportunidad y con rapidez mete una peligrosa patada lateral con su pierna izquierda al rostro de James Gallagher que lo manda para la lona nuevamente y mucho más sacudido para así finalizar con el ground and pound ganando su primer combate como debutante en Bellator, quitándole en invicto y bajándole los humos a James Gallagher que entró al octágono un poco pasado de confianza.

Vídeo de la actuación de Ricky Bandejas