Ronda Rousey está retirada de WWE. Quiere formar una familia por lo que no se espera que vuelva pronto a la lucha libre. Ni siquiera está confirmado que vaya a volver. Y mucho menos a UFC. Parece que ha acabado su carrear en las MMA. Fuera de esto, continúa muy relacionada con ambas empresas.

De hecho, recientemente se sentó con Megan Olivi para hablar acerca de sus carreras en ambas. No cabe duda de que ha vivido grandes momentos en las dos. El más reciente fue estelarizar WrestleMania 35. Fue la primera vez en la historia de WWE que son mujeres quienes están en la última lucha del magno evento. No obstante, este no fue su mayor hito. Al menos en su opinión.

“”WrestleMania se sintió imporante, pero mi pelea contra Liz Carmouche (primera pelea de mujeres en la historia de UFC) creo que lo fue más. Ceo que fue un momento más importante para mi carrera. Era algo que tenía que pasar de esa manera porque si fallaba, las MMA femeninas hubieran podido terminar antes de empezar”.

También comentó acerca de cómo es vivir el día a día en ambas empresas.

El estrés de la lucha libre es mayor. En las peleas estás como: ‘Me daré al menos un mes para recuperarme’. Con WWE es una rutina, es ininterrumpido, y eso que yo hice ‘la versión fácil’. Los demás lo hacen 300 días al año”.