En su primer conferencia de prensa de Bellator, el sábado por la madrugada tras Bellator 160, Rory MacDonald no se guardó las críticas contra sus promotores anteriores y acusó a la UFC de ser “aburrida”, concentrándose especialmente en la producción y el trato con Reebok. “La producción en Bellator se destaca. Las grandes pantallas, las entradas. Hacen todo eso más grande aquí, es un show”, dijo MacDonald sobre su nuevo hogar. “Donde peleaba antes todos usan uniformes, todos salen de la misma manera del mismo vestidor o de la puerta. Es aburrido y la gente está cansada de eso”.

“Bellator quiere promover a los peleadores, crear estrellas. No somos robots uniformados, somos nosotros mismos y así podemos promocionarnos”, siguió “The Red King”. La estrella canadiense aún no tiene fecha para su debut, pero se cree que será en el 2017 mientras sana su nariz dañada en peleas con Robbie Lawler y Stephen Thompson. Su regreso, sin embargo, será en su tierra natal según el presidente de Bellator Scott Coker. “Vamos a llevar a Bellator a Canadá y lo vamos a hacer en grande. Vamos a reactivar ese mercado y darles un buen espectáculo a esos fanáticos”, dijo MacDonald.

Y hablando de la pelea con Robbie Lawler, por mucho la mejor del 2015, ese encuentro fue parte de lo que llevó a MacDonald a firmar con Bellator. Después de todo, el canadiense solo recibió 59 mil dólares por un combate extremadamente violento del que su nariz todavía se está recuperando, y tras recibir esa suma empezó a pensar más en términos de negocios. La venta de la UFC por 4 billones de dólares fue otro factor. “Para mi, la pelea contra Robbie me abrió los ojos. Llegué a donde quería estar y no resultó, pero me di cuenta de que era momento de ganar algo de dinero”.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)