Soa Palelei, peleador de peso completo de la UFC y embajador de la Fundación Make-A-Wish, fue negado el acceso al hospital de niños Princess Margaret en Australia Occidental, por el cual ya ha ayudado a recolectar más de 40 mil dólares. Palelei, que intentará pasar 24 horas en una máquina de ejercicios como parte de un teletón para recaudar otros 200 mil dólares el 17 de octubre, no pudo visitar el hospital ya que pelear en jaulas está prohibido en Australia Occidental, aunque las MMA en un ring son legales.

Un representante del sanatorio dio una declaración a CNN donde justificó la decisión del hospital debido a la controversia alrededor de la UFC y las peleas en jaulas, citando a su actual ilegalidad. “El Hospital Princess Margaret tiene el deber de cuidar a sus pacientes, sus familias y al personal. Muchas de las personas en la comunidad tienen opiniones muy firmes respecto a este deporte en particular por su nivel percibido de violencia, por lo que el personal ejecutivo creyó que esta era la mejor decisión”.

Es tan decepcionante”, dijo Palelei a MMA Fighting. “Me afligí un poco cuando me lo dijeron. No lo podía creer. Soy un fanático del boxeo, que es legal en Australia Occidental, pero son 12 asaltos de recibir golpes en la cabeza. El 80 por ciento de las artes marciales mixtas son grappling y sumisiones. Es una locura. Supongo que solo son personas de mente estrecha”. Palelei, de 38 años, tiene un hijo que sufre de epilepsia con crisis de ausencia, por lo que ayudar a niños enfermos y a sus padres es una de las metas de su vida.

Es decepcionante pero no se trata de mí ni de ellos, se trata de recaudar dinero para los niños. Sé cómo se sienten los padres cuando sus hijos están enfermos de cáncer y otras enfermedades similares, uno no quiere que sientan dolor”, continuó Palelei. “Creí que era discriminación contra mí y mi deporte, pero esto no tiene nada que ver con la UFC. Es recaudar dinero. Esto es lo que me gusta hacer. Nuestro deporte no es nada comparado a lo que estos chicos viven todos los días”.