NOTTINGHAM, ENGLAND, SEPTEMBER 27, 2012: Stipe Miocic is pictured during the pre-fight press conference for "UFC on Fuel TV: Struve vs. Miocic" inside the Hilton Hotel in Nottingham , United Kingdom on Thursday, Septermber 27, 2012

El campeón de peso pesado de UFC, Stipe Miocic, tiene un mensaje muy claro para Daniel Cormier y sus demás críticos: dejen de quejarse.

El mundo de las MMA está esperando una trilogía entre Miocic y el ex – campeón, Cormier. Ellos han peleado dos veces anteriormente, con Cormier ganando la primera pelea por nocaut en la primera ronda, y Miocic reclamando el título con un nocaut técnico en la cuarta ronda en la revancha. Desde entonces, ha habido un deseo de verlos una tercera vez. Cormier también ha dejado en claro que la pelea de la trilogía será la última pelea de su carrera.

Desafortunadamente para ‘DC’, Miocic también es bombero y tiene mucho trabajo con la pandemia del coronavirus en curso. Por lo que el actual campeón de la división peso pesado de UFC, expresó su renuencia a comprometerse en una pelea cuando la mayoría de los gimnasios todavía están cerrados.

Debido a ésa situación le han llovido muchas críticas, tanto de contendientes al titulo peso pesado como de algunos fanáticos y Miocic siente que esas críticas no tienen justificación, así lo expresó en una entrevista concedida a MMA Fighting:

«Realmente no sé lo que la gente quiere de mí. Todo el mundo está diciendo «él tiene la división» y yo me pregunto cómo estoy sosteniendo la división. Otros muchachos dicen «podemos entrenar». Bueno, bien por ti. Vives en un estado diferente, tienes diferentes regulaciones»

«Mi entrenador, no es broma, cerró su gimnasio. Nadie está pagando nada porque no es justo para todos. Tenían un montón de cosas afuera del gimnasio y un par de personas, como cinco o seis personas estaban trabajando juntos, estaban incluso a seis pies de distancia y alguien lo vio y lo denunció y los CDC lo citaron. Así de estrictos son. Así que todos pueden callarse porque son idiotas»

Miocic también envió un un mensaje firme a su creciente grupo de detractores, y a Cormier, que ha estado intentando atraerlo de regreso a la jaula.

«No me importa. Realmente no me importa cuál sea su opinión. Honestamente, dice una cosa y luego se contradice todo el tiempo. «Aparentemente no soy un campeón. Lo que sea. Todos los demás están hablando. Dicen que lo deje o lo defienda. Lo que sea, no puedo hacer felices a todos ni a nadie feliz. No me importa en este punto. Que dejen de llorar»


Notas Destacadas