Por: Joey Rego

Sí, nos encantaría poder enfocarnos en lo que, al final, nos interesa; el TKO de Arlovski contra Browne, esa hermosa head kick de Thiago Santos o el superman punch de Matt Dwyer, pero cada decisión que toma la UFC afecta directamente el presente y el futuro del deporte en general, mucho más allá de la organización. La UFC ha crecido de una forma aplastante en los últimos meses, y puede ser difícil mantener el ritmo de estas decisiones, o al menos poder digerirlas de una forma justa tomando en cuenta cada aspecto de la ecuación. Las últimas decisiones de Dana y compañía, han divido a los fanáticos, entre los que airean la bandera de la nostalgia, con el “Las MMA ya no son como antes”, y los que aplauden el avance de la organización como una forma de ver al deporte que tanto aman llegar al lugar que se merece con “Si la UFC crece, tendremos más MMA y cada vez más cerca de casa”

Cada cara tiene un problema, por un lado, la nostalgia puede hacer mucho daño y por otro, la ilusión de ver al deporte volverse mainstream nos puede hacer ciegos al hecho de que las MMA podrían “perder el alma”, como se ha citado en varios portales en los últimos días. Trataremos de darle un espacio contenido dentro del octágono, a estas decisiones, en tres rounds.

IT’S TIME!!!

Round 1. La nostalgia de la identidad se enfrenta a una apariencia más profesional.

Cortesía: UFC. Promocional

El campeón, Jose Aldo, en una entrevista, comentó cómo, con el nuevo look Reebok, Ahora somos los Power Rangers”, una aproximación al tema bastante graciosa, pero certera. Pero mientras muchos fanáticos se pasean entre lamentar que los tiempos de los emblemáticos shorts de algunos peleadores ya no volverán, otros celebran que la UFC cada vez más muestra el deporte de una forma más profesional. Como un gancho de derecha, se puede sentir el hecho de aceptar que no volveremos a tener algo parecido a los míticos shorts azules de Chuck Liddle o el miedo a ver comprometida la “identidad” de los peleadores, siendo el look, parte de lo que los ayuda, o nos ayuda, a transformarlos en algo más que peleadores, sino en héroes de nuestra generación. ¿Quieren leerlo de una forma más sencilla? Es algo así como cambiarle la máscara a Batman. Pero el otro punto regresa como una buena head kick; La UFC está tratando de volverse más NBA o NFL, por decirlo de alguna forma, y esto no tiene porqué ser algo malo. El contrato con Reebok le dará visualmente a la UFC un aspecto más limpio, más profesional y la demostración innegable de que el deporte está creciendo. Si pasaran diez años, y aun viéramos el mismo look del UFC 60, entonces las cosas estarían realmente mal. Si queremos más peleas, mejores peleas, más transmisión por televisión, eventos en nuestros países, más figuras de acción, más bares que transmitan las carteleras, UFC en New York, etc. tenemos que dejar al deporte crecer y, aceptar que adopte una apariencia más limpia y Reebok está dando exactamente eso, ayudando a eliminar también una serie de imágenes que le quitaban bastante solemnidad a las peleas, como el famoso Condom Depot, los ojos de Bad Boy, o la publicidad horrorosa de algún restaurant de comida chatarra de Richmond, Virginia en el trasero de un peleador.

Round 2. Despedir a Stitch Duran y el peligro de perder rounds.

UFC Fight Night: MacDonald v SaffiedineSí, el despedido de Stitch Duran fue un horrible retroceso a todo lo que hablábamos antes y este Round, la UFC lo perderá por muchos puntos. Aunque no podemos mantener a un deporte con nostalgia, Stitch Duran es más que un simple recuerdo de la vieja escuela. Stitch Duran es, probablemente, el mejor cutmen en el mundo de las MMA, y uno de los mejores del boxeo. Muy pocos cutmen pueden detener una hemorragia o una cortada abierta como Stitch y que la UFC se pueda dar el lujo de despedir a un hombre como él, pone en peligro el futuro de muchas buenas peleas que ahora podrían durar muy poco o no servir para nada. En esto nos afecta muchísimo el despedido de Stitch.

La mayoría de las personas están culpando a Reebok, mientras que esta compañía no tiene nada que ver con el despido o contrato de empleados de la Ultimate Fighting Championship, así que no, técnicamente no es culpa de Reebok, pero en lo que sí nos afecta y asusta el contrato con Reebok, es que el despedido fue después de que Duran hiciera declaraciones comentando como le afectaba la perdida de patrocinantes por el contrato con la nombrada marca. Entonces es aquí cuando podemos empezar a sospechar que el poder de una compañía y un contrato de 70 millones de dólares es mucho mayor que la seguridad de los peleadores en uno de los aspectos más importantes de un deporte de pelea; el cutmen.

No nos interesan peleadores que se vean guapos en el octágono, si eso significa que eliminen al mejor hombre que han tenido para reparar daño y dejar a nuestros peleadores listos para otro round. ¿La UFC puede conseguir otro cutmen bastante bueno? No hay duda de eso, la UFC trabaja con más de 10 cutmen, pero la mejor organización de MMA del mundo debería trabajar un poco más en mantener al mejor cutmen del mundo. Además, esto hace mucho más difícil aceptar el contrato con Reebok que suponía ser algo bueno. Al suceder justo a la par de la firma del contrato, el sueño por el cual la UFC ha trabajado tanto, que es conseguir patrocinantes de alto nivel, se les regresa a la cara como una forma de “selling-out” para los fanáticos. Podríamos sumarle a esto que hayan firmado a C.M. Punk, quién nunca antes ha tenido una pelea de MMA, pero tocaremos ese tema en otros artículos.

Round 3. Pérdida de dinero dentro del octágono, sí; creatividad, dinero fuera de la jaula y un acercamiento a los fanáticos, también.

El contrato con Reebok coloca sobre la mesa un punto muy importante: Todos los peleadores deberán despedirse por completo de sus patrocinios, sin importar cuantos sean y cuando dinero le generen. Esto es una perdida gigante, ya que muchos peleadores ganaban mucho más dinero con patrocinio que con las mismas peleas. Quizás para la UFC, muchos de estos peleadores no eran promesas o contrincantes grandes, así que la paga por entrar al octágono, no era la más grande, pero para cualquier marca, era una oportunidad para colocar su nombre en el short de un peleador del deporte más popular del momento.  Esto abiertamente significa un peligro para los ingresos de los peleadores que no tienen la fama de McGregor o la habilidad para llevarse los Bonos de pelea como Anderson Silva. Hasta aquí, estamos cerca de perder este round, pero aquí es cuando entra el jab de contraataque; Esto al mismo tiempo le permite a los peleadores volverse más creativos con sus patrocinios, ya que el contrato de Reebok solo aplica en peleas, pesaje y entrenamientos abiertos.

Fuera de esto, están completamente libres para usar otras marcas, los que le da la oportunidad de ser más activos en Internet, grabar comerciales, videos para You Tube, pancartas dentro de tiendas deportivas, firmas fuera de la UFC, en las tiendas de las marcas, y una larga cantidad de opciones que no solo pueden generar mucho dinero, sino que además, ayudan a crecer el deporte, porque la verdad es que nosotros, los fanáticos, periodistas, peleadores amateurs, vemos a estos atletas como estrellas, modelos a seguir, pero muchos de ellos fuera del octágono son ilocalizables.

No mantienen activas sus redes sociales, no tienen página web, no suben videos de entrenamientos o actualizaciones en Internet con opiniones o updates de su vida. No sabemos nada de ellos hasta que pelean o Ariel Helwani los entrevista. Esto es una oportunidad para que estos peleadores puedan buscar otras formas de volverse más públicos y que los fanáticos puedan sentirse identificados con ellos y convertirlos en figuras a seguir, como Joe Lauzon lo hizo o el mismo BJ Penn en su momento. Inclusive, los peleadores podrían terminar generando más dinero del que hacían, si son lo suficientemente inteligentes para aprovechar el éxito de las Artes Marciales Mixtas. Muchas personas ven las peleas, pero muchas otras conocen a personajes como Georges St Pierre solo por su trabajo con Under Armour o Affliction, aunque nunca han visto una pelea de él.

Con el tiempo veremos si estas decisiones fueron aprovechadas en cada aspecto, y lo que más podríamos desear en este momento, es el regreso de Stitch, pero no podemos negar, que aunque con cada punto aquí tratado, la UFC seguirá montando las mejores peleas del deporte. Queda de nuestra parte, tratar de analizar con cautela cada decisión para tener una idea más cristalina. Sin que esto nos quite la habilidad para, al final, disfrutar de lo que realmente nos interesa; Una buena pelea de MMA.


PróximoJim Miller: “Los peleadores que aceptan peleas con poca anticipación merecen alguna recompensa”
Anterior GSP: “Debí dejar de pelear más pronto”
Joey Rego (Caracas, 1989) Ha entrevistado a más de 20 peleadores de la UFC, y personajes del deporte como la madre de Ronda Rousey o el CEO de ONE FC. Fue columnista de boxeo para el portal mexicano Izquierdazo.com y colaborador de la revista literaria online Sorbo De Letras. Rego ha publicado crónicas, relatos y entrevistas en diferentes revistas latinoamericanas, Venezuela (Revista Ojo), México (Revista Diez4), Colombia (Revista Sole) Revista Coronica (Publicación online suramericana). Portal Ficción Breve (Entrevista a Lucas García París, Venezuela) Fue vocalista de la agrupación Tequila And Caroline, nominados a Mejor Artista Rock Del Año 2010, 2011, 2014, en los Premios Distorxion y en los Premios Union Rock Show. Rego ahora reside en Barcelona, España, donde también escribe para varios portales de música.