TJ Dillashaw ha sido suspendido dos años por USADA después de dar positivo en una prueba de dopaje. Este es uno de los temas candentes en relación a UFC desde hace semanas y finalmente el propio peleador se ha pronunciado al respecto en Instagram.

“Me equivoqué y no sé si podré perdonarme a mí mismo. Debería tener dificultades para perdonarme. Entiendo las críticas y lo que más lamento es que todo esto esté afectando a mis entrenadores, a mi familia y a mis compañeros de equipo. Ellos no tomaron parte en esto. Lo siento.

“Tengo un hijo de 15 meses para el que quiero ser un ejemplo. Es duro pero tengo que hacer frente a lo que hice. Acepté la suspensión. Me voy a sentar durante los próximo dos años. Podré regresar a partir del 18 de enero de 2021. Durante este tiempo voy a aprovechar para recuperarme de mis lesiones.

“Algunas personas me han dicho que lo mejor es que desaparezca y deje que esto pase. Pero no quiero hacer eso. Le quiero mostrar a mi hijo que cuando cometes un error tienes que hacer frente a las consecuencias.

“Quiero pedir disculpas a todos. Pero este no es el final. Volveré. Prometo que volveré más fuerte, volveré mejor”.

Fuera de estas declaraciones, Jeff Novitzky, Vicepresidente de Salud y Rendimiento de Atletas de UFC, quiso aclarar que las pruebas de Dillashaw para su pelea con Cody Garbrandt dieron negativo.