tony ferguson ufc fight night 71
Crédito de la imágen: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

Tras perder su esperada pelea con Khabib Nurmagomedov en UFC 209, Tony Ferguson ha tenido que rearmar sus planes entre los pesos ligeros. El único contendiente que no tiene un encuentro pactado de momento es Nate Diaz, pero como este no acepta a un rival que no sea Conor McGregor, Ferguson salió a darle un incentivo: “Demonios, Nate, si no quieres pelear entonces retírate, ve a hacer otra cosa. Porque estamos en esta industria para pelear”, le dijo Ferguson al Las Vegas Review-Journal recientemente. “Obvio que hay que ganarse el pan, pero esto se trata de la gloria y no sólo del dinero”.

Yo estoy dispuesto a una Batalla de California. Él representa al 209, a Stockton, yo soy del 805 en el área de Oxnard y creo que mis manos son mucho mejores”, siguió Ferguson, que enfrenta una situación complicada si Diaz realmente se rehúsa a pelear hasta que reciba la tercer pelea con McGregor. El irlandés, campeón de la división, está fuera por paternidad y buscando una pelea con Floyd Mayweather. De los oponentes rankeados que no ha enfrentado aún, Eddie Alvarez peleará con Dustin Poirier y Michael Chiesa con Kevin Lee. “Todos están ocupados así que el próximo tiene que ser Nate”.

Y en cuanto a Khabib Nurmagomedov, Ferguson todavía quiere la pelea, pero la situación también es difícil: “Tratamos de armar una pelea antes de Ramadan, pero Khabib no quiere pelear. Tiene muchos problemas con su estómago”, explicó “El Cucuy”. El ramadán es el mes sagrado del Islam donde los fieles, como Nurmagomedov, realizan ayuno desde el alba a la puesta del sol. Ferguson cerró: “Yo quiero seguir avanzando. Creo que sigue Nate, después Michael Johnson y después veremos. Pero por ahora estoy más relajado, disfrutando de ser padre”.

Participa de la conversación