VILLASECA_JUAN

Juan Villaseca Tobar
5-0-0, Karate

La sangre indígena que corre por las venas del “Araucano” Villaseca quizá es lo que hace de su forma de ser algo interesante. Luchador, valiente y decidido en cada una de las actividades que realiza. Desde los 4 años practica artes marciales gracias a su padre y continúa entrenando al lado de su hermano mayor.

El rock lo acompaña en cada entrenamiento y es parte de su vida cuando está abajo del octágono. Le gusta de salir a correr y alejarse de las grandes ciudades, sólo o acompañado de su familia o amigos. A pesar de que en 2014 pasó por su mente alejarse de la jaula, sabe que con su talento y la oportunidad de ganar The Ultimate Fighter Latinoamérica 3, puede convertirse en uno de los mejores de la zona.

-¿De que parte de Chile sos, y hay mucho MMA ahí?

De los alrededores de Santiago, y no, la verdad que no. Hay muy poco, de hecho yo tengo que venir a Argentina a pelear. Llevo tres peleas acá de mis cinco. Dos en Buenos Aires y una vez en Gualeguaychú. Empecé a forjar mi carrera acá en Argentina porque en Chile no podía porque no hay muchos eventos.

-Viniste al casting, ¿no?

Vine al casting en Buenos Aires, si, y siempre tuve la expectativa de entrar, sentía que podía. Yo estaba seguro que podía quedar en el reality, siempre me tuve la fe.

-¿Conocés a Diego Rivas y crees que es importante su llegada a la UFC para el crecimiento del deporte en Chile?

A Diego no lo conozco en persona, solamente por los medios, pero por supuesto que su llegada a la UFC es importante. Sobre todo su último triunfo que fue un rodillazo muy bueno, creo que puso a los chilenos en la mira y que por eso ahora somos dos chilenos en el reality. Y a la gente ahora le están llamando la atención las peleas, allá no son muy conocidas y muchos piensan que es vale todo.

-¿Y cómo empezaste con las artes marciales?

Yo empecé a los cuatro años en Karate Kyokushin. Mi padre me enseñó desde pequeño y saqué mi cinta negra a los 15 años. Después incursioné en el Taekwondo ITF y también saqué mi cinta negra. Empecé con las artes marciales mixtas con mi hermano cuando yo tenía 18 o 19 años, empezamos a practicar jiu-jitsu, a pelear en jaulas.

-¿La transición se dió por algún motivo en especial?

Mi hermano, ví que empezaba a ganar sus peleas de artes marciales mixtas y me motivé, y aquí estoy. Empecé mi carrera profesional el año pasado porque en años anteriores iba a pelear en Chile pero desafortunadamente se caían los eventos. Como son muy pocos y no hay muchos sponsors se caían siempre. Me pasó como tres o cuatro veces. Entonces decidí buscar mi oportunidad como profesional en Argentina.

-¿Y como conseguiste peleas en Buenos Aires? Hay muchos chilenos que van a pelear a Mendoza o a Neuquén, más cerca de la cordillera.

Mi primer pelea en Argentina resultó por un contacto, un amigo que tengo en común. Pero era en Gualeguaychú. Hicimos todo ese camino arriba de un auto, horas y horas viajando cortando peso. Pero bueno, gané en 18 segundos y me conseguí otra pelea en Buenos Aires a las dos semanas, gané y después volví a pelear en septiembre y ahí empecé a forjarme el nombre acá en la Argentina. Y después de dos victorias rápidas en Chile me sentía seguro para estar acá. Creo que quedé porque tengo efectividad cuando peleo.

-¿Y es cierto que pensaste dejar el deporte?

Si, en el 2014 que no me resultaban las peleas. Se caían los eventos y veía la parte monetaria por todo lo que invertía en el deporte, todo mi tiempo también. La parte familiar, no veía a mi familia, estaba alejado de todos. Como perdí mucho y no ganaba nada a cambio, y me estaba frustrando hasta que salió la pelea en Argentina.

-¿Y tu familia que te dice, o que te dijo en ese momento?

Y, mis padres ya me estaban diciendo que piense en algo más, que tendría que volver a estudiar. Yo estaba estudiando administración financiera y lo dejé por esto también. Pero bueno, mi hermano mayor es super conocido en mi país. Pelea en Bellator, Pablo Villaseca. Entonces cuando supe que él quedó en Bellator yo me empecé a motivar para seguir sus pasos y llegar más lejos. Mi hermano cuando empezó no tenía nadie con quien entrenar así que hacía su sparring, y cuando él empezó a tener éxito yo me dije que yo también podía llegar lejos.

-¿Y cuales son tus expectativas dentro del TUF y que tenés como motivación?

Mis expectativas son llegar a la semifinal o la final. Yo me siento preparado para pelear de pie o en el suelo. Me siento muy completo. Mi motivación siempre fue llegar a la UFC. Y ahora quiero hacer un buen desempeño para estar entre, si Dios quiere, los finalistas y tener un ranking entre los primeros 30 dentro de mi categoría en la UFC para empezar y después seguir escalando de a poco.