La división de las peso gallo sigue igual de volátil, y la nueva campeona se vió tan dominante como cualquier otra. (Crédito: AP/ John Locher)

No se puede decir que a la nueva estelar de UFC 200 le faltó emoción. Miesha Tate se define por su dureza y voluntad de pelear, pero Amanda Nunes se define por su abrumador desempeño desde la primera campana y su potencia superó al corazón de Tate. Una rápida y devastadora serie de golpes sin respuesta transformó al rostro de “Cupcake” una ruina ensangrentada y la llevaron a un intento de derribo de pánico. Nunes tomó la espalda de su apenas consciente rival y aplicó una mataleonas con sencillez para coronarse la nueva campeona de peso gallo de la UFC en solo tres minutos y 16 segundos.

Brock Lesnar es La Bestia. Tras cinco años de ausencia, el ex campeón de los pesos completos volvió a la UFC por una noche para superar por decisión unánime arrolladora al peso completo número ocho Mark Hunt. El clásico duelo entre el experto en grappling y el experto en striking se desarrolló como tantas otras veces en la historia. Aunque Hunt pudo evitar la lona durante el segundo asalto, fue incapaz de conectar con sus poderosos golpes y Brock lo derribó con facilidad durante el primer y tercer round, controlando la acción con facilidad aunque no pudo llegar a un ground and pound efectivo.

Brock Lesnar reclamó su respeto al arrollar al temible Mark Hunt. (Credito: Joshua Dahl-USA TODAY Sports)
Brock Lesnar reclamó su respeto al arrollar al temible Mark Hunt. (Credito: Joshua Dahl-USA TODAY Sports)

Si existe la victoria moral, Anderson Silva la consiguió en UFC 200. Pocos sobrevivirían hasta la campanada final frente a Daniel Cormier con sólo dos días de preparación y a solo siete semanas de una operación para remover su vesícula. Desafortunadamente, lo moral no se traduce necesariamente a lo físico. Aunque Silva pudo usar sus legendarias dotes en el striking para herir a DC cerca del final del tercer asalto, Cormier dominó el resto de la pelea mediante su fuerza, presión y habilidades de lucha y controló cómodamente a la leyenda para llevarse una decisión unánime lenta y segura.

Tras cinco lentos pero tensos asaltos de striking pulido, Jose Aldo es el nuevo campeón interino de los pesos pluma en la UFC. Frankie Edgar encontró éxito durante la primera ronda, manteniendo la presión contra el brasileño y castigando su pierna delantera mediante patadas, pero pasados los cinco minutos la pelea fue de Aldo. Rápidas y sencillas combinaciones de jabs y derechas, cambios de dirección y ángulo para evitar las respuestas de Edgar y contragolpes para castigarlo, la excelente defensa contra derribos. Ese asesino metódico que dominó a los plumas por una década ha vuelto, y va por Conor McGregor.

Edgar se defendió, pero José Aldo está en pie de guerra y no aceptará otra futuro que la revancha con Conor McGregor. (Crédito: AP/ John Locher)
Edgar se defendió, pero José Aldo está en pie de guerra y no aceptará otra futuro que la revancha con Conor McGregor. (Crédito: AP/ John Locher)

El retorno de Caín Velásquez a la UFC fue rápido y abrumador, para el infortunio de su rival Travis Browne. El ex campeón salió a demostrar que pasar casi un año fuera por lesiones no lo ha disminuido, y mostró una patada giratoria digna de alguien por lo menos 20 kilos más ligero además de su esperado juego de clinch con golpes y sus poderosos derribos. Browne tuvo a Velasquez encima durante toda la pelea, y cuando parecía que iba a sobrevivir cinco minutos cayó a la lona por golpes y allí lo siguió Caín, finalizando con autoridad a los cuatro minutos con 57 segundos.


Comments

comments