yoel romero luke rockhold ufc 221
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

Con 40 años, Yoel Romero sigue siendo uno de los peleadores más arrolladores de toda la UFC y lo volvió a demostrar en la estelar de UFC 221. Con paciencia, sin prisa, el “Soldado de Dios” presionó a Luke Rockhold, midió su ritmo, probó sus defensas con ráfagas ofensivas que aunque fueron relativos tanteos hicieron su efecto. Y aunque es conocido por sus feroces patadas y peligroso juego en la lona, Rockhold no se mostró dispuesto a probar las habilidades de lucha del medallista olímpico en la disciplina y se mantuvo en una pelea de boxeo con su explosivo rival.

Crédito a Rockhold que mostró un jab mejorado, rápido y duro y que marcó varias veces a su oponente, pero intentar llevar la pelea con sus manos le terminó por costar caro. Intentando detener una carga de Romero con un gancho de contragolpe, Rockhold recibió un feroz volado a la oreja que lo dejó totalmente aturdido en la lona contra la jaula y expuesto a un último brutal golpe, que cerró el encuentro al minuto con 28 segundos del tercer asalto. Por su sobrepeso Romero no ganó el título interino de la división, pero volvió a demostrar que es perfectamente capaz de arrasar con los mejores pesos medios.

Curtis Blaydes sigue trepando entre los pesos pesados y ahora cuenta con un triunfo sobre Mark Hunt por decisión unánime. El “Súper Samoano” se mantiene peligroso en su especialidad incluso a los 43 años y aturdió severamente a su rival en el primer asalto, pero no pudo finalizar y un derribo cortó con su avance y marcó el resto de la pelea. Blaydes, nada dispuesto a exponerse a la especialidad de su oponente, anotó diez derribos a través de los tres asaltos, forzando a Hunt a pasar los minutos intentando escapar de la lona y recibiendo ocasionales momentos de castigo hasta la campanada final.

Con sólo 24 años, Tai Tuvasa también es un prospecto a seguir en los pesos completos tras arrasar con Cyril Asker en dos minutos con 18 segundos. Poco pudo hacer Asker fuera de lograr un sólido golpe al cuerpo, incapaz de lidiar con la presión y potencia de su rival. Tuivasa, nada lerdo, encontró los momentos justos para soltar sus bombas y se aseguró de presionar a su oponente contra la jaula para cortar con sus escapes. Durante un corto tiempo que pareció interminable, Asker se vió atrapado y absorbiendo golpe tras golpe de Tuivasa tanto a la cabeza como al cuerpo hasta que por fin colapsó y el referí cortó la pelea.

Jake Matthews se llevó la decisión unánime sobre Li Jingliang en un cruce sangriento. El peleador chino mostró su ya conocida capacidad de absorber golpes y su presión constante y arrolladora, pero no pudo lucirse frente a un oponente medido y con buenos contragolpes. De hecho, el momento más notable de Jingliang fue un brutal piquete de ojos para escapar de una guillotina que hasta cortó a su rival. Matthews mostró un muy evolucionado striking, dejando que Jingliang avanzara y se encontrara con duros contragolpes, evitando los ataques con buen juego de pies y movimientos defensivos y usando derribos oportunos para llevarse el triunfo.

Tyson Pedro anotó un espectacular triunfo por kimura sobre Saparbek Safarov en tres minutos con 54 segundos de la apertura. Un encuentro que parecía desarrollarse principalmente de pie, el eventual vencedor impuso su ritmo con gran potencia y la precisión necesaria para evitar contragolpes, aunque Safarov resistió admirablemente el castigo y respondió con furia cada vez que su oponente avanzaba. Fue cuando Safarov buscaba una pausa con el clinch contra la jaula que Pedro capturó su brazo en una llave de kimura y lo forzó a la lona con su brazo detrás de su espalda, forzandolo a tapear.

Síguenos en Twitter, dale me gusta a nuestro Facebook y subscribete a nuestro canal de YouTube.

Puedes comentar, compartir o visitar la publicidad. ;)