ufc 223 khabib nurmagomedov al iaquinta
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

Tras una de las semanas más dramáticas en la historia del deporte, UFC 223 concluyó con un resultado totalmente esperable. Crédito a Al Iaquinta, que aceptó una dura pelea con sólo un día de anticipación, pero poco pudo mostrar salvo su persistencia. Khabib Nurmagomedov fue tan aplastante en su grappling como siempre lo ha sido y cuando lo aplicó dominó la estelar de la noche a sus anchas. La única sorpresa fue que “The Eagle” dedicó dos asaltos a mostrar su striking, poco pulido y de defensa deficiente, pero aún así el resultado fue por completo predecible: por decisión unánime inapelable, Khabib Nurmagomedov es el campeón de peso ligero de la UFC.

Con su revancha con Joanna Jedrzejczyk, Rose Namajunas demostró que su reinado no fue un golpe de suerte. Tampoco hay que descalificar a la que supo ser la campeona más dominante de la división, sin embargo. Con mucho que demostrar por su parte, Joanna Champ dió excelente cuenta de sí y evitó caer de lleno en el juego de distancia y contragolpes de su oponente. Paciente, medida, mostrando el jab y en especial patadas a las piernas que se acumularon brutalmente a través de cinco asaltos para abrir camino a sus combinaciones, Jedrzejczyk exhibió sus cualidades de peleadora de primer nivel.

Pero al final de la noche el cinturón no cambió de manos y “Thug Rose” exhibió todo lo que le permitió capturarlo y más. Namajunas mostró la paciencia y habilidad de pelear a la distancia que le permitió finalizar a la campeona en su primer cruce, fintando, invitando embates y encontrando contragolpes. Y cuando las cosas se veían difíciles, con el tercer y cuarto round probablemente en manos de su rival a través de cansadoras patadas a las piernas y ataques al cuerpo, Namajunas sacó a relucir su garra y presionó en el quinto round, cerrando con el único derribo de la pelea para llevarse la decisión unánime.

Renato Moicano superó a un duro Calvin Kattar por decisión unánime. Fue el eventual vencido quien tuvo el mejor inicio, encontrando el tiempo para con conectar una rápida derecha que hasta aturdió a su rival en un momento, pero no pudo mantener la ventaja y llegó a la campanada final gracias a su habilidad de absorber castigo. Moicano se dió cuenta rápidamente de la efectividad de sus patadas a las piernas y las usó con fiereza a través de los tres asaltos, entumeciendo las dos extremidades de su oponente y usando su amenaza para conectar combinaciones de striking y llevarse la pelea.

Zabit Magomedsharipov se estableció como un prospecto a seguir con su decisión unánime dominante sobre Kyle Bochniak. Notable la resistencia de Bochniak, que absorbió amplio castigo y terminó por agotar a su oponente, pero “Crash” pudo hacer poca mella, limitándose a presionar sin lograr atrapar a su rival excepto en un loco intercambio final. “Za Beast” tuvo lugar para exhibir todas sus dotes: un pulido arsenal de patadas de todo tipo, juego de pies eficaz, rápidos contragolpes y hasta derribos y control efectivos a la hora del grappling, Magomedsharipov tiene todo lo necesario para brillar.

Chris Gruetzemacher anotó el nocaut técnico sobre Joe Lauzon en la apertura, tras que la esquina de Lauzon paró la pelea al final del segundo round. El veterano Lauzon inició con todo y pareció aturdir a su rival casi recién empezada la pelea, pero no pudo hacer suficiente mella ni mantener el ritmo mientras pasaron los minutos. Gruetzemacher adivinó la pérdida de energía de su rival y tomó plena ventaja, acumulando castigo al cuerpo y atacando a la cabeza expuesta con sarna y cada vez más facilidad, hasta que la esquina de Lauzon salvó a su sangrante y exhausto pupilo.