daniel cormier stipe miocic UFC 226
Crédito: Christian Petersen/Zuffa LLC/Getty Images

La batalla entre los dos campeones de mayor tamaño en la UFC, estelar de UFC 226 con el cinturón de peso completo en juego, tomó sólo cuatro minutos con 38 segundos. Stipe Miocic, campeón de peso pesado con el récord de defensas de título, intentó jugar con su ventaja de tamaño frente a su rival, usando largos golpes para mantener el encuentro a la distancia, atacando con uppercuts en el cierre y buscando controlar el clinch con ayuda de sus largos brazos y duros rodillazos. Pero el peleador de Ohio sencillamente no pudo frenar el avance de Daniel Cormier, campeón de peso semicompleto de la UFC.

DC, otrora campeón del grand prix de peso completo de Strikeforce, mostró su persistencia y técnica a la hora de sobreponerse a una diferencia de altura. Cormier supo amenazar con su lucha de calibre olímpico y controlar las manos de Miocic para luego conectar sus propios golpes, jamás quedándose a la distancia, siempre buscando sus feroces uppercuts desde el clinch. Fue un clinch tras un duro intercambio lo que le permitió a DC encontrar una derecha corta pero fulminante que dejó a Miocic en la lona, y fue el ground and pound lo que cerró el encuentro y dió a Cormier la tan rara distinción: campeón simultáneo de dos divisiones en la UFC.

Derrick Lewis venció a Francis Ngannou por decisión unánime en una pelea que, contra todo pronóstico, se tornó en 15 interminables minutos carentes de acción. Parece que su derrota frente Miocic afectó seriamente a “The Predator”, que pasó de presión dominante a mostrarse reacio a iniciar cualquier ofensiva y se contentó con esperar contragolpes que nunca llegaron. Lewis no hizo mucho tampoco, quejándose de su espalda en su esquina tras el primer round, pero su estrategia de mantener la distancia y conectar algunas patadas frente a la timidez de Ngannou fue suficiente para darle el triunfo.

Mike Perry anotó su primer victoria de manos de los jueces, una decisión dividida sobre Paul Felder en un sanguinario encuentro. Crédito a Felder, que peleó hasta la campanada final cortado y con un brazo derecho inutilizado temprano en la pelea, mostrando sus conocidos codazos, pateando a la distancia y finalmente buscando contragolpes cuando no pudo mantener la ofensiva. Perry, por su parte, exhibió su conocida presión y el poder de sus manos pero mostró también que no busca sólo la riña, conectando sus propios codazos entrando y saliendo de clinches e implementando patadas y sus propios contragolpes para hacer frente a la técnica de su rival.

¿Habrá vuelto “Showtime” o estamos viendo los límites del “Maverick”? De cualquier manera, el resultado final es que Anthony Pettis se impuso a Michael Chiesa y terminó llevándose la sumisión a los 52 segundos del round dos. Chiesa encontró algo de éxito en el grappling, evitando en gran medida el striking de su rival, anotando derribos y controlando desde el clinch, pero Pettis siempre pudo escapar, cambiar posiciones y amenazar sumisiones. Fue una fugaz derecha de Showtime la que desencadenó el final, aturdiendo a Chiesa y dejándolo en el camino de una guillotina que luego cambió a un triángulo con armbar definitorio.

Khalil Rountree Jr. necesitó sólo un minuto con 36 segundos para silenciar a sus críticos y noquear al ex campeón de kickboxing Gokhan Saki. El “Tyson Turco” intentaba medir a su explosivo rival, absorbiendo algunas derechas del zurdo pero evitando peligrosos ganchos de izquierda, hasta que una patada a la pierna con defensa floja lo dejó abierto al contragolpe. Rountree vió el momento perfecto y lanzó una brutal izquierda recta que dejó a Saki en la lona, apenas consciente e incapaz de defenderse de los hammerfists que forzaron al referí a parar la pelea.