UFC 236 Dustin Poirier Max Holloway
Crédito: Josh Hedges/Zuffa LLC/Getty Images

Para ser el mejor hay que ganarle al mejor, y Dustin Poirier le ganó a uno de los mejores del mundo en la estelar de UFC 236. Eso se pudo ver en las virtudes de Max Holloway, campeón de las 145 libras, que brillaron como siempre incluso habiendo subido de división. La presión y volumen constantes pero precisos y eficaces, el cardio para mantener el asalto, la capacidad de adaptarse para encontrar nuevos blancos y en especial la dureza de cuerpo y alma. Pero la dureza sólo se exhibe cuando un peleador absorbe los golpes, y “Blessed” absorbió muchos golpes.

El poder de Dustin Poirier brilló en el encuentro, pero no hubiera tenido semejante impacto sin la técnica tan pulida como la de su rival. El “Diamante” hizo todo lo que tenía que hacer, confiando en su potencia y concentrándose en la defensa y puntería para poner freno a Holloway con algunos de los golpes más duros que haya recibido Blessed, variando con patadas a las piernas e intentos de derribo para mantener ocupado a su rival, asegurándose de no verse atrapado en el ritmo del hawaiano. Con técnica, cardio, potencia y la capacidad de recuperarse también de los éxitos de su oponente, Dustin Poirier dió una de sus mejores peleas para coronarse campeón interino de peso ligero por decisión unánime.

El cruce entre Israel Adesanya y Kelvin Gastelum merecía ser por un título indiscutido más que uno interino, pero ambos hombres mostraron su valía como peleadores de primer nivel. Gastelum es ahora el primer peleador en anotar un knockdown sobre “The Last Stylebender” con su presión constante, su volumen, su dureza. El campeón de TUF 17 hizo frente a su rival, kickboxer de élite, con menos herramientas pero buen ojo, velocidad y potencia, conectando duras izquierdas de zurdo que dejaron a Adesanya en la lona en el primer round, sorpresivos ganchos de derecha y una patada en el cuarto asalto que aturdió visiblemente a su rival.

Pero Adesanya enfrentó la adversidad como un campeón, se tomó su tiempo y fue encontrando sus momentos con más y más impacto. A veces buscando contraatacar, a veces presionando, el Stylebender desplegó su impresionante arsenal de golpes a través de constantes cambios de ángulo y patadas veloces e impredecibles, castigando al cuerpo y buscando aflojar la durísima quijada de su rival. Gastelum absorbió castigo brutal hasta colapsar sangrando de cansancio y aturdimiento, pero llegó hasta el final bien peleado pero indiscutible: Por decisión unánime de 48-46, Israel Adesanya tiene un cinturón de peso medio de la UFC.

Khalil Rountree Jr. se llevó una aplastante decisión unánime sobre Eryk Anders, con tres tarjetas de 30-26. El finalista del TUF 23 se recuperó así de su derrota frente a Johnny Walker y mostró los resultados de entrenar Muay Thai en Tailandia. Anders se vió superado de principio a fin, incapaz de detener constantes patadas a las piernas que lo dejaron rengo en el primer asalto, y Rountree supo incrementar la agresión y dejó a “Ya Boy” en la lona cuatro veces con sus manos en el round dos. Anders pudo salir y sobrevivir al tercer asalto por su dureza, negligencia de los oficiales y el cansancio de su rival, pero no logró ofensiva notable.

Dwight Grant se llevó la decisión dividida sobre Alan Jouban tras un encuentro carente de acción. Jouban fue el encargado de presionar, y pudo lograr derribos en el primer y tercer asalto, pero no encontró la manera de parar la retirada de su rival, viéndose limitado a perseguir buscando golpes demasiado largos e intentando defenderse a toda costa de todo retorno de su oponente. Grant pasó el encuentro dando marcha atrás buscando conectar durísimos volados con poco éxito, pero su poder bastó para ponerle freno a buena parte de la ofensiva de Jouban y ninguno de los dos conectó gran cosa.

Nikita Krylov vengó su derrota del 2014 en la apertura de la noche, sometiendo a Ovince Saint Preux mediante mataleones a los dos minutos con 30 segundos del segundo asalto. Saint Preux buscó anular el agresivo striking de su rival desde el principio con su lucha y tuvo éxito, llevándose el primer asalto tras forzar la acción en la lona, pero no pudo lograrlo sin terminar visiblemente cansado. Llegando el round dos fue Krylov quién logró el derribo desde el clinch tras conectar una derecha, y una vez en la lona no tardó en tomar la espalda y cerrar la pelea.