Crédito: Buda Mendes/Zuffa LLC/Getty Images

La fuerza, dureza y persistencia siempre tendrán valor en este deporte y le han servido a Jessica Andrade en toda su carrera y en especial en UFC 237. Porque Rose Namajunas mostró mucha mejor técnica y velocidad que su rival, de hecho “Thug Rose” tuvo uno de los mejores asaltos de su carrera. Trabajando con el jab, contragolpes, movimiento constante, Namajunas evitó la mayoría de los embates de su oponente, marcó su rostro constantemente, conectó duras derechas y ganchos izquierdos, pero no pudo parar el avance de “Bate Estaca”.

La brasileña siguió avanzando a pesar de los golpes, la desventaja de alcance, su rostro sangrante. Con la singular estrategia que la define, efectiva frente a casi todo oponente hasta la fecha. Amenazando con duros golpes a la cabeza, trabajando sin pausa el cuerpo, mostrando una utilísima adición a su arsenal con múltiples patadas a las piernas, la presión se mantuvo hasta que Andrade cerró el clinch, alzó a Namajunas y la estampó de cabeza contra la lona para un nocaut inmediato, alzándose campeona a los dos minutos con 58 segundos del round dos.

Victoria agridulce para Jared Cannonier, que se llevó un nocaut técnico sobre el gran Anderson Silva por una lesión de pierna tras una patada en cuatro minutos con 47 segundos. Cannonier mostró que sigue progresando como peleador y se vió paciente y medido, trabajando detrás de fintas, conectando duros golpes dentro de lo que duró la pelea y trabajando patadas a las piernas que resultaron más efectivas de lo que ambos hombres esperaban. Silva mostró que su quijada sigue bien sana, supo llevar el ritmo de su rival y amenazó con patadas y un fuerte clinch, pero los años de desgaste terminaron por imponerse.

Alex Volkanovski bien puede haberse erigido como el contendiente número uno entre los pesos pluma con una decisión unánime sobre Jose Aldo. Lejos de sus feroces desempeños recientes, el ex campeón nunca terminó de activar y se contentó con intercambios pausados aunque atacando con potencia y trabajando a un margen mínimo que terminó por costarle. Crédito a Volkanovski que desarmó metódicamente a su peligroso rival por tres asaltos de pie, marcando sus piernas con patadas, irónicamente, imponiendo respeto y evitando lo peor de los intercambios y usando un clinch abrumador para controlar a Aldo.

Laureano Staropoli anotó su segundo triunfo en la UFC con una decisión unánime sobre el veterano Thiago Alves. El ritmo y presión de Staropoli, que debutó en el octágono en las preliminares de UFC Argentina, le permitieron llevarse el encuentro, abrumando a su rival con constantes ataques cambiantes que incluyeron múltiples saltos y giros. Alves supo defenderse como para evitar las peores conexiones y se mantuvo dentro de la pelea trabajando las piernas y conservando energía, saliendo a la ofensiva frente a un Staropoli ya cansado en el tercer round y aturdiendolo aunque sin lograr finalizar.

Irene Aldana abrió la cartelera sometiendo a Bethe Correia mediante armbar a los tres minutos con 24 segundos del tercer asalto. El movimiento constante, la velocidad y el uso del alcance fueron las herramientas principales de Aldana en el encuentro, con la mexicana manteniendo a su rival a raya con golpes rectos y en especial constantes contragolpes. Correia presionó en todo momento buscando una riña y pudo encontrar sus momentos de éxito por pura persistencia y potencia, pero fue acumulando daño hasta que un desesperado intento de derribo la puso debajo de Aldana y le dió a esta la oportunidad de tomar la sumisión sin mucho problema.