Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

Henry Cejudo llegó a UFC 238 con el título de peso mosca y salió con el de los gallos. No le llegó fácil, Marlon Moraes llevó clara ventaja en el primer round y medio, castigando con patadas a las piernas y al cuerpo, tirando duras manos que dejaron al medallista olímpico a la defensiva. Pero repentinamente la dinámica cambió. Obviando técnica y precaución, “The Messenger” tornó el encuentro en una riña, forzando intercambios, castigando con el clinch, forzando a Moraes a pelear sin cuartel y agotándolo hasta que Cejudo forzó finalmente el nocaut técnico mediante ground and pound a los cuatro minutos con 51 segundos del round tres.

Se esperaba un encuentro dispar y Valentina Shevchenko cumplió, noqueando brutalmente a Jessica Eye a los 26 segundos del round dos. La primer contendiente al cinturón de las 125 libras femeninas mostró poco en el corto encuentro, pasando la mayoría del primer asalto atrapada debajo de la campeona y absorbiendo patadas al cuerpo en los momentos de pie. Ataques al cuerpo que dieron fruto cuando Shevchenko dispuso su pierna y Eye descuidó su cabeza, exponiéndose a una feroz patada alta que la dejó inmediatamente inconsciente.

El final se sintió anticlimático, pero Tony Ferguson dejó fuera a Donald Cerrone por nocaut técnico tras que un médico paró el encuentro al final del round dos. Encuentro hipnótico, parejo hasta que no lo fue, ambos hombres mostraron de lo mejor que tienen para ofrecer. El Cowboy buscó aprovechar su altura y trabajó a la distancia, lanceando con duros golpes rectos e intentando parar los avances de su rival con sus famosas patadas, pero aunque hizo mella no pudo terminar de amedrentar a “El Cucuy”.

Ferguson volvió con todo y mostró su magia, y aunque absorbió castigo como suele suceder supo evitar lo peor y devolvió con sarna. El Cucuy presionó en todo momento, intercambió manos con Cerrone cuando le fue necesario y ahogó al juego de distancia de su rival con persistencia, volumen, y variedad, pateando al cuerpo para cansar, cambiando de ángulos para lograr contragolpes y buscando duros codazos y golpes con giro. Ferguson empezaba a imponerse claramente y el castigo que propinó cerró al ojo derecho del Cowboy, pero el final fue empañado por un desafortunado golpe tras la campana que pudo haber resultado en una descalificación.

Petr Yan subió a 5-0 en la UFC en sólo 12 meses con una decisión unánime sobre Jimmie Rivera. No por falta de acción de Rivera, que supo mantener a su peligroso rival a raya por largos trechos con contragolpes y patadas a las piernas y se llevó el tercer asalto con agresión efectiva que ayudó a exhibir excelente cardio. Pero la agresión llegó por necesidad. Yan tuvo dificultades pero su presión constante, persistencia, potencia e instinto le permitieron imponerse, desgastando sin pausa y encontrando largas y durísimas manos que le permitieron llevarse rounds parejos cuando dejaron a Rivera en la lona.

Blagoy Ivanov logró imponerse a Tai Tuivasa por decisión unánime en la apertura. La dureza, persistencia y potencia de Tuivasa le permitieron mantenerse en el encuentro a través de los 15 minutos, presionando lanzando manos y con pocas pero efectivas patadas a las piernas que desbalancearon a su rival en cada conección. Ivanov, sin embargo, pudo encontrar golpes más precisos y constantes y aturdió a “Bam Bam” en varias ocasiones, usando además su ventaja en el grappling para controlar clinches contra la jaula y anotarse los puntos necesarios.