Cinco segundos fue todo lo que duró una de las peleas más esperadas del UFC 239.

Si pensábamos que el nocaut que Darren Till sufrió había sido brutal, Jorge Masvidal consiguió el nocaut más rápido en la historia de la promoción al noquear brutalmente Ben Askren de un rodillazo volador seguido de algo de ground and pound.

Esta es la primera derrota en la carrera de profesional de Askren, quien debutó en la UFC sometiendo a Robbie Lawler en el UFC 235.