UFC Fight Night 137 Thiago Santos Eryk Anders Thiago Marreta Santos
Crédito: Buda Mendes/Zuffa LLC/Getty Images

Crédito a Eryk Anders, que apenas inicia su carrera en la UFC, aceptó la pelea con una semana de anticipación y mostró grandes dotes físicas, pero la estelar de UFC Fight Night 137 no se vió pareja. Thiago “Marreta” Santos supo anular la peligrosa izquierda de contragolpe de su rival con patadas, controló el grappling cuando Anders intentó anular su striking y conectó constantes feroces golpes con precisión y soltura. El final llegó con Marreta lloviendo codazos por unos 20 segundos mientras bloqueaba un intento de derribo, dejando a Anders tan aturdido que no pudo incorporarse al final del tercer asalto.

Alex Oliveira se llevó el triunfo más veloz de la noche, noqueando a Carlo Pedersoli Jr. en sólo 39 segundos en la coestelar. El vencido abrió el encuentro intentando mantener la distancia con patadas, pero no fue lo bastante rápido y terminó con su pie atrapado por el “Cowboy” brasileño y a merced del contraataque. Oliveira vió la oportunidad, desvió la pierna de su rival y se lanzó con una derecha a la oreja que inmediatamente colapsó a Pedersoli, dejándolo expuesto a sucesivos golpes en la lona hasta que el referí paró la pelea.

Antonio Rogerio Nogueira volvió a capturar algo de la vieja gloria a los 42 años y noqueó a Sam Alvey al minuto del segundo round. Encuentro de a momentos pausado, Alvey pasó la mayoría de la pelea con la espalda contra la jaula buscando un contragolpe o una rápida ráfaga de ofensiva, mientras que su rival intentó reducir el riesgo con fintas y jabs buscando su momento. Nogueira pudo aturdir a Alvey con una sorpresiva izquierda y desencadenó así el final, saliendo a matar a un “Smile’n” que intentó retroceder y encontrar un golpe de suerte hasta que un gancho de izquierda al temple lo colapsó.

El debutante Andre Ewell se impuso al decaído ex campeón Renan Barao por decisión dividida. En un encuentro que se desarrolló de manera similar a la apertura, Barao controló el primer asalto gracias a su grappling y amenazó múltiples sumisiones, pero no pudo concretar ni volver a capturar el éxito. Ewell supo recuperarse del inicio difícil, no se dejó intimidar y encontró las fallas defensivas de su oponente, hostigando constantemente al brasileño con una veloz y precisa izquierda de zurdo que conectó de manera constante y aturdió a Barao repetidas veces.

Randa Markos y Marina Rodriguez terminaron con un empate mayoritario en la apertura, con una tarjeta de 29-28 para la primera y dos 28-28. Markos tuvo su impacto en el primer asalto con su grappling, anotando con el ground and pound y controlando con facilidad en la lona aunque sin poder concretar. Desde el segundo asalto, sin embargo, Markos no pudo o no quiso usar el arma que le dió éxito y dejó que su rival se impusiera en el striking, donde Rodriguez se mostró más agresiva a la hora de presionar con combinaciones y más precisa con sus contragolpes.