UFC Fight Night 143 Henry Cejudo T.J. Dillashaw UFC on ESPN+1
Crédito: Sarah Stier/Getty Images

Muchos pensaban que “The Messenger” no mereció el triunfo sobre Demetrious Johnson en su parejo encuentro, pero Henry Cejudo no dejó lugar a dudas en UFC Fight Night 143 y se llevó el nocaut técnico sobre T.J. Dillashaw en sólo 32 segundos. Dillashaw discutirá el resultado, pero es innegable que tras unos intercambios de patadas una mano derecha de su rival puso al campeón de las 135 libras aturdido en la lona. Cejudo vio la oportunidad y se lanzó al ground and pound, dejando a Dillashaw en la lona nuevamente con un gancho izquierdo y lloviendo golpes hasta que el referí paró la pelea.

Greg Hardy tuvo un inicio en la UFC tan controversial como su reputación, con Allen Crowder llevándose el triunfo por descalificación tras un golpe ilegal a los dos minutos con 28 segundos del round dos. En lo deportivo, Hardy mostró el esperado poder y cierta defensa contra el grappling, pero mostró agujeros por la falta de experiencia en cuanto a ritmo y manejo de energía y parecía que empezaba a cansarse. Crowder sobrellevó los golpes como pudo, buscó el derribo y el clinch y empezaba a tomar ventaja cuando recibió un claro rodillazo ilegal mientras tenía ambas rodillas en la lona.

Gregor Gillespie continúa su callado ascenso como invicto, anotando un dominante nocaut técnico sobre Yancy Medeiros a los cuatro minutos con 59 segundos del round dos. El nivel de lucha de Gillespie le permitió controlar la totalidad del encuentro, con Medeiros intentando transiciones, giros, piruetas, todo lo que pudo para librarse de su oponente sin éxito. “The Gift” buscó el derribo con sarna, presionó contra la jaula y controló en la lona, hasta que finalmente Gillespie tomó la espalda y llovió ground and pound sobre su exhausto rival hasta que el referí paró la pelea.

Joseph Benavidez anotó su segunda victoria en menos de un mes con una decisión unánime sobre Dustin Ortiz. Pelea pareja y movida, disputada principalmente a partir de animada lucha, Ortiz presentó resistencia en todo momento y pudo llevarse el segundo asalto con derribos más autoritarios, mejores posiciones y amenazando un peligroso ahorque. Benavidez capturó los primeros cinco minutos con presión constante, derribos, sumisiones  e incluso un golpe que aturdió a su rival, y pudo controlar la acción en el tercer round asegurándose las posiciones dominantes en las transiciones en la lona.

Tras dos derrotas consecutivas y un año de ausencia, Paige VanZant regresó con todo y sometió a Rachael Ostovich mediante armbar al minuto con 50 segundos del round dos. Competitivo encuentro disputado principalmente mediante grappling, fue Ostovich quien se llevó los derribos en el encuentro pero se vió limitada a controlar y no llegó a montar ofensiva notable. Van Zant subió el nivel de actividad amenazando múltiples ataques a las piernas al final del primer asalto, y llegado el segundo pudo tomar la espalda de su oponente, llover ground and pound y cerrar la fulminante sumisión.

La cartelera principal abrió manera emocionante, con Glover Teixeira sometiendo a Karl Roberson mediante triángulo de brazo en tres minutos con 21 segundos. Roberson aceptó la pelea con sólo diez días de anticipación y casi da la sorpresa, parando un intento de derribo de su rival y lloviendo codazos que parecieron aturdir al brasileño y le permitieron tomar la posición superior. Teixeira resistió el castigo, escapó de la lona y logró finalmente el derribo que buscaba, trabajando desde la posición superior hasta que pudo cerrar la sumisión final.