ufc fight night 146 junior dos santos derrick lewis
Crédito: Josh Hedges/Zuffa LLC/Getty Images

“Cigano” ha pasado por tiempos difíciles, pero volvió a tomar impulso en la estelar de UFC Fight Night 146 frente a un reciente contendiente al título. Y crédito a Derrick Lewis, superado en técnica pero siempre dispuesto a pelear, que fue aturdido y se dobló de dolor tras golpes al cuerpo y todavía encontró ocasión de lanzar feroces manos. Pero la pelea fue toda del ex campeón Junior dos Santos, que controló el ritmo casi a voluntad, tanteando con su boxeo, logrando una brutal patada giratoria al cuerpo, conectando volados sin piedad hasta que Lewis colapsó y cerrando con el ground and pound al minuto con 28 segundos del round dos.

Elizeu Zaleski dos Santos necesitó sólo dos minutos con 35 segundos para cortar la racha de nueve victorias de Curtis Millender mediante mataleones. Poco le costó a “Capoeira” dos Santos anotar su séptimo triunfo consecutivo en la UFC, iniciando el encuentro con una patada al cuerpo y siguiendo con un derribo casi inmediato. Millender intentó una guillotina sin éxito y se vió perdido frente a Zaleski en la lona, incapaz de frenar el avance de su oponente en las transiciones hasta que el brasileño tomó la espalda y concluyó la pelea.

Niko Price se impuso en una corta guerra y noqueó a Tim Means en cuatro minutos con 50 segundos. Batalla veloz, activa y feroz, ambos hombres salieron a trabajar su peligroso striking y pusieron a prueba la defensa y resistencia de su rival en constantes intercambios de golpes. Means parecía imponerse a base de su mayor experiencia y técnica, recuperándose del poder de su rival con un derribo autoritativo y sumando golpes y contragolpes con consistencia, pero el poder y persistencia de Price terminaron por salir airosos, cuando un feroz gancho derecho sorprendió a Means y lo dejó en la lona incapaz de defenderse del ground and pound.

Blagoy Ivanov anotó su primer victoria en la UFC, venciendo a Ben Rothwell por decisión unánime con tres 29-28. Encuentro parejo, carente en técnica fina pero movido, Rothwell dió buena cuenta de si tras una ausencia de tres años, presionando a través del encuentro, exhibiendo la dureza de su quijada y conectando sus buenos golpes. Ivanov también salió adelante por su resistencia pero también supo adaptarse con éxito, atacando al cuerpo expuesto para restarle energía a su rival y variando su defensa y movimiento para anular como pudo la ofensiva de Rothwell.

Beneil Dariush sometió a Drew Dober mediante armbar de triángulo a los cuatro minutos con 41 segundos del round dos, logrando su primer racha de victorias desde el 2016,. Dober, sin embargo, llevó las de ganar en el primer asalto con su presión constante, potencia y buena puntería, aturdiendo repetidas veces a su rival con sus golpes. Fue el grappling lo que salvó a Dariush, con el clinch sacándolo del primer round y un derribo permitiéndole controlar el segundo, y una vez en la lona el iraní mostró clara ventaja, pasando de posiciones dominantes y amenazando con golpes y sumisiones hasta que pudo cerrar la pelea.

Omari Akhmedov superó a Tim Boetsch por decisión unánime en la apertura de la cartelera principal. Encuentro carente de grandes momentos, Boetsch no llegó a activar tras que una derecha de su rival fracturó cláramente su nariz durante el primer asalto. Akhmedov golpeó con poder y mayor consistencia pero sin grandes apuros, contentandose con mantener a su rival a raya y sacar ventaja en los intercambios, y tras asegurarse los dos primeros asaltos el “Wolverine” se dedicó principalmente a la retirada durante los últimos cinco minutos.