Jorge Masvidal Darren Till UFC Fight Night 147
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

La estelar de UFC Fight Night 147 inició de manera prometedora, con Jorge Masvidal conectando una patada a la ingle en solo cuatro segundos, y se desarrolló de la mejor manera desde allí. Darren Till pareció regresar en buena forma tras su derrota frente a Tyron Woodley, y tras el accidente inicial no se mostró nada tímido ni tentativo. En lugar de esperar una oportunidad, “The Gorilla” salió dispuesto a forzar errores en su rival y fue su presión lo que le permitió conectar una feroz izquierda de zurdo que aturdió a su oponente en el primer asalto.

Pero “Gamebred” es veterano duro, de calidad y siempre un cruce difícil, y supo reponerse, evitar el ground and pound y fue imponiendo su juego. El cubano-americano fue conectando patadas al cuerpo para cansar y usando su juego de pies tanto para la defensa como para encontrar ángulos de ataque y frustrar los contragolpes. Y cuando parecía que la pelea iba entrando a un ritmo estable, un sorpresivo y atronador gancho izquierdo de Masvidal conectó de lleno y dejó a Till inconsciente en la lona a los tres minutos con cinco segundos del round dos.

Leon Edwards anotó su séptima victoria consecutiva, manteniendo a raya a Gunnar Nelson para llevarse la decisión dividida. La pelea fue menos pareja de lo que indica el resultado final, aunque Nelson pudo mantenerse competitivo y podría haberse llevado el último asalto a base de su explosiva derecha de karateka y peligroso juego en la lona. Edwards, sin embargo, llegó preparado para su rival. El británico supo imponerse en la corta distancia, anulando a Nelson en el clinch y sorpresivamente a trechos en la lona y causando daño con feroces codazos.

El prospecto semicompleto Dominick Reyes sigue invicto y en ascenso, superando al ex contendiente Volkan Oezdemir por decisión dividida. Encuentro competitivo entre dos peligrosos noqueadores, fue Oezdemir quién presionó por la mayoría del encuentro, buscando cerrar distancia con sus manos y probando suerte con derribos que sin embargo no dieron gran fruto. Reyes mantuvo una buena defensa frente a su oponente, se incorporó rápidamente cuando la acción fue a la lona y conectó los golpes más visibles de la pelea, pateando las piernas, logrando contragolpes y algunos rodillazos efectivos en el clinch.

Nathaniel Wood extendió su racha de victorias a ocho, tres en la UFC, sometiendo a José Quiñónez con un mataleones a los dos minutos con 46 segundos del round dos. Fue Quiñónez quien buscó controlar mediante el clinch y derribos, pero terminó a merced de su rival tanto de pie como en la lona. Wood presionó y aturdió con striking duro y preciso a la distancia, y cuando su oponente inició la lucha el inglés supo tomar las posiciones dominantes y amenazar ahorques, hasta que una barrida en el segundo asalto le dejó tomar la espalda y finalizar el encuentro.

Claudio Silva se llevó un extraño pero merecido triunfo sobre Danny Roberts, anotando la sumisión verbal mediante armbar a los tres minutos con 37 segundos del tercer round. Dura batalla entre striker y grappler, Roberts aturdió varias veces a su oponente con pulido boxeo aunque siempre tuvo que pelear para evitar el riesgo en la lona. Y aunque el británico supo defenderse por buena parte del encuentro, Silva aprovechó cada oportunidad para entrar al clinch y al derribo, arrastrando la acción a su campo con constancia y buscando sumisiones hasta que la palanca de brazo arrancó un grito de Roberts que forzó al referí a parar la pelea.

Jack Marshman superó a John Phillips por decisión dividida en una apertura algo carente. No le faltó emoción al primer asalto gracias a un brutal gancho derecho de Philips que dejó a su rival en la lona, aunque el galés se rehusó a pelear en el piso y permitió que su rival se pusiera de pie. Marshman devolvió el favor en el segundo asalto, derribando momentáneamente a su rival con una patada, pero fuera de estos cortos momentos el encuentro se desarrolló a la distancia y con poca ofensiva, ambos hombres buscando oportunidades que nunca se presentaron.