UFC Fight Night 151 Donald Cerrone Al Iaquinta
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

A los 36 años, con un hijo y tras un par de años difíciles, Donald Cerrone lleva una racha de tres victorias tras su retorno a los ligeros en UFC Fight Night 151. La persistencia y feroces manos de Al Iaquinta le permitieron plantear batalla por cinco asaltos, pero “Ragin Al” no pudo llevar el encuentro a su territorio ni forzar las históricas debilidades de su oponente. Manteniendo la distancia con feroces patadas al cuerpo, piernas y cabeza, usando rodillazos de contragolpe y encontrando los momentos para conectar con sus manos, el “Cowboy” aturdió repetidas veces a su rival, lo dejó sangrando y se llevó la decisión unánime indiscutida.

Derek Brunson puso fin a la racha de triunfos de Elias Theodorou con una decisión unánime en un encuentro carente de emoción. Theodorou mostró un desempeño ya familiar, siempre retrocediendo en movimiento lateral y ofreciendo poca ofensiva, aunque en este caso exhibió un striking poco ortodoxo con golpes carentes de gran potencia pero disparados desde ángulos irregulares. Brunson se mostró mucho más medido que de costumbre y pudo presionar de manera eficiente y segura, y aunque no logró aturdir a su rival mostró mejor precisión en los intercambios y usó su lucha para llevarse asaltos.

Shane Burgos trepa hacia los rankings de los pesos pluma con una decisión dividida sobre Cub Swanson que debió ser unánime. Swanson no se vió en declive y presentó pelea, buscando cortas ráfagas de duros golpes y anotando control en el clinch en el tercer asalto, pero nunca terminó de tomar el ritmo del encuentro o de su rival. Burgos supo mantener a Swanson a raya con anticipación, cardio y variedad, evitando la ofensiva de su oponente, encontrando contragolpes, trabajando el jab y patadas a las piernas para tomar la iniciativa y explotando toda falla defensiva para acumular golpes y ventaja.

Merab Dvalishvili le dió a Brad Katona su primer derrota por dominante decisión unánime. Ganador de The Ultimate Fighter 27, Katona tuvo poco éxito a través de todas las fases del encuentro, viéndose abrumado de pie frente a los ataques giratorias y rodillazos de su rival y perdido cuando la acción pasó al grappling. Dvalishvili cortó los intentos de striking de su oponente con un derribo oportuno en el primer round y estableció la ventaja en esta área, con Katona incapaz de incorporarse sin ayuda del referí, usando derribos y control para llevarse el resto de la pelea.

Walt Harris necesitó sólo 50 segundos para dejar fuera al debutante Serghei Spivac fuera por nocaut técnico. Poco que decir del cortísimo encuentro, que vió a Spivac retroceder frente a su rival casi desde el inicio para encontrarse con la espalda contra la jaula y poca ofensiva o defensa. Harris vió la ventaja, presionó y dejó fluir sus manos sin problemas, conectando golpes contra, a través y alrededor la estática defensa de su rival, sumando rodillazos ocasionales y finalizando con más golpes en la lona cuando Spivac finalmente colapsó sin ofrecer respuesta.

Andrew Sanchez abrió la cartelera principal con una decisión unánime sobre Marc-André Barriault. Aunque la pelea tuvo momentos extensos de pie la lucha fue el arma principal del vencedor, con derribos en el primer y tercer asalto y control en la lona y en el clinch dándole a Sanchez la ventaja a pesar de una relativa falta de ofensiva. Barriault tuvo problemas en el grappling pero supo incrementar la presión en el striking y así se llevó el segundo asalto, conectando duros golpes desde el clinch y aturdiendo a su rival con combinaciones que causaron claro daño pero no llegaron a ser definitorias.