UFC Fight Night 158 Justin Gaethje Donald Cerrone
Crédito: Jeff Bottari/Zuffa LLC/Getty Images

La estelar de UFC Fight Night 158 vaticinaba violencia y casi garantizaba una finalización, y aún así el final fue sorpresivo. Ahora más medido y por eso incluso más peligroso, Justin Gaethje salió a desmantelar a Donald Cerrone, trabajando con precisas patadas a las piernas y buscando oportunidades de conectar con sus durísimas manos. Cerrone intentó mantener la distancia y trabajó en ráfagas de golpes entrando y saliendo tratando de evitar intercambios, pero una derecha de contragolpe de “The Highlight” sorprendió al “Cowboy” y lo dejó de rodillas expuesto a más castigo hasta que se paró la pelea en sólo cuatro minutos con 18 segundos.

Glover Teixeira llevó a Nikita Krylov a las tarjetas de los jueces por primera vez y logró la decisión dividida. Encuentro parejo y competitivo en todas las fases, Krylov tuvo sus mejores momentos cuando montaba ofensiva de pie, intentando mantener al brasileño a la distancia con patadas a las piernas y al cuerpo junto con largos golpes pero pocas combinaciones. El ritmo pausado le permitió a Teixeira anotar sus propios duros golpes y contragolpes y fue su insistencia en el grappling lo que le dió la ventaja, forzando a “The Miner” a la lona repetidas veces y amenazando con sumisiones que pusieron a Krylov a la defensiva.

Tras cuatro años fuera el regreso de Todd Duffee terminó en un sin resultado, tras un piquete de ojos accidental de parte de Jeff Hughes a los cuatro minutos con tres segundos. La pelea fue una fea riña mientras duró, con ambos pesos completos avanzando para lanzar duros volados con poca técnica o defensa. “The Irish Carbomb” pudo absorber varios duros golpes y parecía estar sacando ventaja con su volumen, aturdiendo a su rival y cerrando para finalizar, cuando en un intercambio cuerpo a cuerpo Hughes clavó su pulgar en el ojo de Duffee y lo dejó viendo doble.

El local Tristan Connelly mantuvo a raya al dinámico Michel Pereira y anotó un triunfo por decisión unánime en su debut con menos de una semana de anticipación. Pereira es entretenimiento puro, cinco minutos consecutivos de constantes saltos, giros, piruetas, con intentos de patadas, pisotones y golpes voladores de ofensiva, pero pasado el primer round se vió exhausto y complicado. Connelly aprovechó la ventaja y salió a presionar, drenando todavía más a su rival con un sostenido ataque de pie en el segundo asalto y llevándose el tercer asalto en la lona con sostenido control y ground and pound.

Uriah Hall logró imponerse a Antonio Carlos Junior por decisión dividida con un desempeño más impresionante que el resultado final. Hall mostró considerable progreso a sus 35 años, con un más pulido juego de pies para evitar la jaula, trabajada defensa contra el grappling y en especial un jab que fue clave, usando su izquierda para marcar constantemente a su rival, controlar el ritmo y conectar precisas derechas que aturdieron más de una vez al brasileño. Carlos Junior mostró su dureza peleando con una nariz quebrada y presionó buscando el derribo constantemente, finalmente consiguiendolo en el tercer round y dominando esos cinco minutos.

Misha Cirkunov cerró la apertura en el primer asalto, sometiendo al hasta entonces invicto Jimmy Crute con un ahorque de corbata peruana en tres minutos con 38 segundos. Le tomó poco al Cirkunov lograr un derribo y desde allí controló buena parte del flujo del encuentro, aplanando a su rival contra la lona, pasando la guardia y llevando la clara ventaja. Crute logró su momento cuando el canadiense buscó la sumisión, escapando, tomando la posición superior y amenazando con ground and pound, pero no pudo evitar verse invertido y atrapado en el ahorque de Cirkunov tras un intento de rodar para zafarse.