UFC Fight Night 167 Jan Blachowicz Corey Anderson
Crédito: Josh Hedges/Zuffa LLC/Getty Images

De a poco, no muy notable pero siempre un consistente trabajador en el octágono, Jan Blachowicz se aproxima a una pelea por el título de peso semicompleto y dió otro paso seguro en la estelar de UFC Fight Night 167. Revancha de un cruce del 2015 que terminó en lenta decisión, esta vez tanto el polaco como su rival Corey Anderson salieron a buscar un final decisivo y ambos lo encontraron tras unos tensos intercambios iniciales. Con su rival buscando patear las piernas, Blachowicz vió la oportunidad y lanzó un atronador gancho izquierdo que dejó a Anderson inmediatamente inconsciente en tan sólo tres minutos con ocho segundos.

Diego Sánchez logró el triunfo sobre Michel Pereira de la manera más extraña: la segunda descalificación por rodillazo ilegal de la noche, ésta a los tres minutos con nueve segundos del tercer asalto. Y Sánchez necesitaba una finalización, o algo similar. El veterano se vió incapaz de hacer mucho frente a su atlético rival, mientras que Pereira danzaba, saltaba, giraba y entre locuras encontraba los momentos para conectar derechas, patadas al cuerpo y constantes rodillazos, incluyendo uno que abrió un notable corte en la frente del ya colapsado Sánchez, tras lo cual el siempre duro “Nightmare” se declaró incapaz de continuar.

Montana de la Rosa se llevó una cómoda decisión unánime sobre Mara Romero Borella. Borella tuvo su éxito en la primera ronda llevando la acción a la lona, anotando un derribo y tomando la posición superior, pero fue justamente en el grappling donde su rival sacó la ventaja. A mediados del primer asalto de la Rosa ya había barrido a su rival y tomado la espalda y de allí llevó las de ganar, iniciando ella el derribo en el segundo asalto, amenazando sumisiones y hasta aturdiendo a Borella con un gancho derecho en el último round.

Brok Weaver tuvo un decepcionante debut en la UFC, un triunfo por descalificación en cuatro minutos con dos segundos tras que Kazula Vargas conectó un rodillazo ilegal. La pelea se planteaba interesante, con Vargas presionaba de manera explosiva y buscando el derribo y control en la lona, mientras que Weaver trabajó con contragolpes de pie y amenazando sumisiones cuando se vió sentado contra la jaula. Fue en esa postura, con Weaver sentado en la lona, que Vargas tomó distancia y conectó un aturdidor y claramente ilegal rodillazo a su quijada que llevó al referí a parar la pelea.

Aunque presentarse con sobrepeso le quita algo de brillo, Ray Borg superó cómodamente a Rogerio Bontorin para llevarse la decisión unánime. Bontorin, buen prospecto a los 27 años con sólo una derrota previa, pudo lograr poco y nada frente a su rival ex contendiente al título. A través de tres asaltos la lucha de Borg fue dominante, controlando desde el clinch, anotando derribos con creciente facilidad mientras pasaron los minutos, tomando la espalda de su rival en repetidas ocasiones y amenazando múltiples intentos de sumisión.

Lando Vannata abrió la cartelera con una decisión unánime sobre Yancy Medeiros. Lejos de la batalla a sangre y fuego que cabía esperar, “The Groovy One” obró con algo de cautela incluso con su estilo de manos bajas y se enfocó en su defensa y juego de pies para controlar la pelea. Medeiros avanzó en todo momento buscando presionar con sus manos y encontró sus momentos pero nunca terminó de salir del ritmo de su rival, con Vannata evadiendo golpes a partir de constante movimiento de cabeza, cortando ángulos para mantener su distancia y encontrando duros contragolpes.

Notas Destacadas