Eddie Alvarez llegó al mejor momento de su larga carrera hasta la fecha. (Crédito de la imágen: Getty/Zuffa)

UFC Fight Night 90 demostró nuevamente que cualquiera puede caer. Anderson Silva, Fedor Emelianenko, José Aldo, todos fueron considerados invencibles hasta que les llegó su momento. Rafael dos Anjos llegó a esta Semana Internacional de la Pelea como el favorito por mucho, pero siempre es un riesgo descartar a un oponente y más a un ex campeón conocido por su poder y determinación como lo es Eddie Alvarez. A tres años de su salida de Bellator, a dos de caer frente a Donald Cerrone, Eddie Alvarez superó a todos los pronósticos para coronarse campeón de los ligeros de la UFC.

El principio del encuentro no auguró nada descabellado. Intercambios ligeros de jabs, intentos de derribos negados para ambos hombres. Y entonces, Eddie Alvarez encontró su momento. Un perfecto gancho de derecha que conectó con la quijada del campeón como pocos golpes. dos Anjos inmediatamente perdió control de sus piernas. Eddie Alvarez atacó como un perro enloquecido, alternando manos y conectando golpes a través de la casi inexistente guardia del campeón. Herb Dean lo paró a los tres minutos y 49 segundos, con un dos Anjos aún de pié pero totalmente incapaz de defenderse.

Derrick Lewis superó a Roy Nelson en una pelea que se convirtió en lo que nadie quería ver. Se esperaba un encuentro rápido y brutal entre dos famosos noqueadores, en cambio Roy Nelson decidió ejercitar su lucha y pasó los tres asaltos capeando como pudo la siempre temible ofensiva de Lewis para llegar al clinch, empujar hacia la jaula y conseguir derribos. Y tuvo éxito con esta estrategia, cansando a su rival y anulando gran parte de sus ataques. Los que conectaron, sin embargo, llevaron el poder de siempre y aunque no finalizaron a Nelson le dieron a Lewis la decisión dividida.

Uno de los pocos golpes fuertes que Lewis pudo lograr y que la quijada de Nelson absorbió casi como si nada. (Crédito de la imagen: Getty/Zuffa)
Uno de los pocos golpes fuertes que Lewis pudo lograr y que la quijada de Nelson absorbió casi como si nada. (Crédito de la imagen: Getty/Zuffa)

Alan Jouban superó a Belal Muhammad por decisión unánime tras una guerra de 15 minutos que fue la pelea más emocionante de la noche. El ritmo y la potencia de Jouban le dieron la ventaja inicial, y “Brahma” derribó múltiples veces a su rival con fieros golpes seguidos por castigo en la lona. El debutante, sin embargo, mostró la resistencia de un campeón y sobrevivió para vengarse en el último asalto. Con un boxeo pulido, frente a un oponente cansado, las combinaciones de Muhammad fluyeron con fiereza y atormentaron a Jouban, dejándolo a punto de la derrota. No bastó, pero “Remember the name” definitivamente dejó una marca en su debut.

Joseph Duffy venció a Mitch Clarke en 25 segundos para darle una apertura de lo más explosivo a estos tres días de eventos, como si intentase borrar el mal gusto de la salida de Jon Jones de UFC 200. Una derecha dejó a Clarke de cara al suelo a los 10 segundos del inicio, y Duffy no se hizo rogar y descargó contra el caído. Clarke intentó reponerse, pero lo único que logró fue exponer su espalda, y el irlandés que sometió a Conor McGregor aprovechó la oportunidad para cerrar un mataleones y al encuentro.

Participa de la conversación